Pol铆tica

Caso Ingrid, ejemplo brutal de que la violencia feminicida persiste
Necesario dar seguimiento por oficio a los casos de violencia de g茅nero y familiar, para evitar que v铆ctimas por desistimiento y falta de seguimiento sigan corriendo riesgos
Redacci贸n Mi茅rcoles 12 de Febrero de 2020
A- A A+

El caso del asesinato de Ingrid Escamilla en la Ciudad de M茅xico, es un ejemplo brutal de que la violencia feminicida persiste, y que la inacci贸n de las autoridades frente a situaciones de violencia acaba por cobrar vidas de la forma m谩s aberrante, subray贸 la diputada Lucila Mart铆nez Manr铆quez, presidente de la Comisi贸n de Igualdad Sustantiva y de G茅nero de la LXXIV Legislatura del Congreso del Estado.

La legisladora subray贸 que no s贸lo el asesino de Ingrid debe recibir castigo, sino tambi茅n aquellos servidores p煤blicos que participaron en la revictimizaci贸n de Ingrid al filtrar fotograf铆as de la escena del crimen, exponiendo y vulnerando inescrupulosamente los derechos de la v铆ctima aunque 茅sta hubiese ya fallecido.

Apunt贸 que las informaciones period铆sticas han dado cuenta c贸mo Ingrid, siete meses antes de su terrible asesinato, present贸 denuncia por agresiones en contra de su victimario y el asunto fue archivado, sin contar con el debido seguimiento.

Urge que Estado Mexicano impulse acciones efectivas; Lucila Mart铆nez
Urge que Estado Mexicano impulse acciones efectivas; Lucila Mart铆nez
(Foto: Especial)

鈥淧or eso se hace necesario pensar la posibilidad de que los casos de violencia de g茅nero y familiar sean investigados de oficio y no s贸lo a petici贸n de parte, porque nos encontramos casos en donde muchas mujeres que deciden darle una segunda oportunidad a sus parejas acaban por sufrir situaciones de terror sin que la autoridad actuara para evitarlo鈥.

Lucila Mart铆nez Manr铆quez apunt贸 que el caso de Ingrid evidencia la necesidad de que el Gobierno de la Rep煤blica asuma la responsabilidad que tiene frente al fen贸meno de la violencia de g茅nero y los feminicidios extendido en todo el territorio nacional.

鈥淗asta el momento no hemos visto postura alguna por parte de la Federaci贸n frente a un caso que ejemplifica de manera cruenta los riesgos que las mujeres de M茅xico sufren d铆a a d铆a, y donde las autoridades en un discurso de obcecada austeridad determinaron recortar el presupuestado federal para la atenci贸n de la violencia contra las mujeres, optando por guardar los pesos bajo el colch贸n que el actuar para salvar vidas鈥, subray贸.