Municipios

La Piedad
Albergue Cáritas, un respiro para migrantes sudamericanos
Personas originarias de Perú, Honduras, El Salvador, Guatemala y Belice dormían en las banquetas de los bulevares Lázaro Cárdenas y Adolfo López Mateos
Lorena Arellano Jueves 25 de Febrero de 2016
A- A A+

Hace diez años inició con la instalación de un albergue permanente junto a la entrada del Templo de la Purísima
Hace diez años inició con la instalación de un albergue permanente junto a la entrada del Templo de la Purísima
(Foto: Lorena Arellano)

La Piedad, Michoacán.- Las acciones de caridad emanadas de Cáritas han destapado un episodio más de la realidad que se vive hoy en el municipio de La Piedad, con la travesía de los migrantes sudamericanos por esta zona, quienes sufren en un sin número de formas, en su intención de cumplir “el sueño americano”.

Cáritas, que tiene el significado etimológico del término caridad, es el nombre que lleva una de las acciones más loables que se han conocido en La Piedad. Hace diez años inició con la instalación de un albergue permanente junto a la entrada del Templo de la Purísima, la primera iglesia que nació en este lugar, ubicada en la zona centro.

En ese entonces recibía únicamente a los familiares de los enfermos en tratamiento en el extinto Hospital Civil (ahora reubicado). De manos del cura de La Piedad, en aquél entonces Jesús Alcázar Fuentes, se ayudó a descansar a decenas de personas.

Hoy continúa su labor de alojar a familiares de quienes adolecen en el hospital general, aunque este nosocomio queda un tanto distante desde que fue reubicado junto a la salida a Numarán. Sin embargo, desde hace aproximadamente cinco años, se agregó una función más al quehacer del albergue, con apoyo a los desprotegidos migrantes sudamericanos, donde dan de comer al hambriento, de beber al sediento, consejo al desorientado, ánimo al deprimido, así como una gran ayuda a quien cree haber perdido todo.

Lo anterior en vista de la gran necesidad en la que se encontraban personas originarias de Perú, Honduras, El Salvador, Guatemala y Belice, las cuales dormían en la calle, en las extensiones de los bulevares Lázaro Cárdenas y Adolfo López Mateos.

De ahí que, día con día, continúa su labor este grupo que se conduce con un bajo perfil, lo cual es parte de sus lineamientos espirituales, de acuerdo a una de las involucradas en el proyecto.

Entrevista



En el exterior del Parque La Placa, donde hacía algunos días se encontraba un joven acompañado de un niño, de escasos dos años y medio de edad, pidiendo monedas a los automovilistas para poder comer y seguir su viaje a los Estados Unidos.

Con titubeos ante las preguntas para conocer sobre su situación y la de su bebé, Jesús señala que, con 25 años de edad, es de origen hondureño y viaja con su esposa y sus dos hijos, pero ella se dirigió a otro punto de la ciudad para solicitar el apoyo de los automovilistas, pues de esta manera es como logran alimentarse mientras encuentran una nueva forma para seguir su viaje hacia el norte del país.

Cáritas, que tiene el significado etimológico del término caridad
Cáritas, que tiene el significado etimológico del término caridad
(Foto: Lorena Arellano)

Sus condiciones de vida en su lugar de origen, señala, eran por demás raquíticas y con pocas oportunidades, nada lejano de lo que ahora vive. Respondió que sabía lo peligroso que resulta su viaje incierto, y que en varias ocasiones su cónyuge le pidió que se regresaran, pero expresó que no tiene planes de dar marcha atrás.

El mayor de ocho hermanos de La Ceiba, honduras, decidió dar este giro hace mes y medio y, con un carácter preciso y determinante, aseguró que su vida cambiará, apelando a ese sueño que todos buscan cumplir en Estados Unidos: establecerse en algún lugar y encontrar trabajo.

Jesús no sabe cómo es que llegará hasta ese destino de ensueño, ni siquiera tiene asegurada la forma en que viajará o lo que comerá después del amanecer. Sin embargo, agradecido, aseguró que su destino para pasar la noche de hoy sería el Albergue Cáritas, después de eso, no sabe qué sucederá.