Municipios

Cantoya, fiesta y color y la elevación para el reencuentro con los muertos en Jiquilpan
José Luis Ceja Guerra Domingo 16 de Julio de 2017
A- A A+

Jiquilpan, Michoacán.- “Nos decían los ancestros que, originalmente, elevar globos era como elevar el espíritu o el alma de nuestros seres queridos que habían partido a otro mundo; era como buscar ese espacio en el cielo y el reencuentro con nuestro seres queridos, era un significado místico el que tenía” dice Jesús Ocampo Melchor quien encabezó la delegación de Paracho durante la extensión Jiquilpan de Cantoya Fiesta y Color que culminó este domingo.

La tradición oral de Paracho, reseñada por Ocampo Melchor, refiere que desde hace más de cien años que se elevan los globos y que incluso en algunos periodos se llegó a utilizar periódico y papel de estraza: “Inclusive los elevaban con ocote encendido para que calentara el aire”.

Para el aro que se utiliza en la boca del globo se utilizaba madera para lo que se recurría a los fabricantes de guitarra: “Como para las guitarras tienen que doblar algunas partes, en aquel tiempo ocupaban unos fierros calentados para doblar la madera y les pedíamos que nos hicieran algunos aros”.

Hace onces años el concurso de globos de Cantoya se internacionalizó a través de una asociación civil
Hace onces años el concurso de globos de Cantoya se internacionalizó a través de una asociación civil
(Foto: José Luis Ceja Guerra)

A esos aros, dijo, se les ponía una estructura de alambre para colocar la mecha que era una especie de dona de material de algodón que se remojaba en petróleo y se encendía en el globo previamente inflado.
“Desde niños participábamos de manera colectiva, cooperábamos entre cinco o seis niños para comprar el papel, hacer la mecha, adquirir petróleo y lo que se requería del globo; entonces era como un rito como hacer estos globos pero no solamente era hacerlos en un colectivo sino también escoger el mejor horario del día, que las condiciones el aire lo permitieran para poder elevar el globo”.

Una vez elevado el globo, la idea era seguirlo y recogerlo en el lugar de aterrizaje o incluso capturarlo antes de que cayera al piso: “Correr y estar antes que el globo para tenerlo de la manera más íntegra, que no se quemara y era un orgullo venir por las calles de nuestro pueblo con el globo rescatado bajo el brazo y alrededor del que lo rescataba un montón de chiquillos como estar presumiendo un trofeo”.

En 1973 en la primera edición de la Feria Internacional de la Guitarra se dio una de las primeras elevaciones de globos ya con una intención cultural y de atracción para los visitantes en carácter de concurso con premio al mejor globo.

Hace onces años el concurso de globos de Cantoya se internacionalizó a través de una asociación civil que comenzó a realizar este concurso de manera independiente en las instalaciones de lo que ahora es la Casa de la Cultura de Paracho con invitaciones a países de Sudamérica.

Ya el año pasado la organización de este concurso se realizó a través del Ayuntamiento de Paracho en cuanto a representante del pueblo y no a través de una asociación civil y de acuerdo a cifras de Jesús Ocampo durante la edición 2016 fueron cerca de 30 mil visitantes los que acudieron diariamente durante los días del festival.

Jiquilpan, es uno de los cuatro lugares en que este año se realizan extensiones de este festival que se replicará en Tiríndaro, en Uruapan y La Piedad.