Especiales

La sustentabilidad del oro verde
Claudia Aguilar Lunes 12 de Noviembre de 2018
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Durante las últimas semanas se ha registrado en Michoacán un conflicto entre productores y comercializadores de aguacate, relacionado con los precios del mismo, principalmente. Las autoridades involucradas han coincidido que se trata de un conflicto entre particulares, aunque no han dejado de promover un acuerdo entre las partes, a fin de no afectar al sector, del cual dependen miles de trabajadores.

Pero si el conflicto ha subrayado la importancia económica del aguacate en Michoacán –este año su valor de producción habría alcanzado los 33 mil 848 millones de pesos (SIAP, 2018)–, también ha evidenciado una problemática medioambiental subyacente, que debe ser atendida para asegurar la sustentabilidad de éste y otros cultivos.

En ese sentido hay cierto grado de avance, de acuerdo con el secretario de Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Territorial (Semaccdet) en la entidad, Ricardo Luna García.
“Existe una agenda ambiental en el estado… Tiene que ver con el tema de la basura, con su manejo y destino final; tiene que ver con la contaminación del aire, que es determinante para la salud pública, y con el tema de la contaminación del agua”, pero también, se enfoca hacia el rubro forestal.

Indicó: “La recuperación de los suelos con vocación forestal o preferentemente forestal, pasa hoy por una acción del estado de inspección y de vigilancia”, con fin de evitar el Cambio de Uso de Suelo (CUS) ilegal para la introducción de cultivos agrícolas, como el aguacate o frutillas.

El CUS está prohibido, a menos que cuente con autorización expresa de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, y ésta es reacia para ofrecer tales permisos.

Venta de aguacate en un mercado de Morelia
Venta de aguacate en un mercado de Morelia
(Foto: Cuartoscuro)

Sin embargo, el hecho es que las huertas y cultivos se han ido extendiendo de manera exponencial durante los últimos años y “el acelerado cambio de uso de suelo forestal por uso agrícola y la reconversión de cultivos tradicionales por cultivos de exportación, están deteriorando la calidad ambiental” de nuestro territorio y poniendo en riesgo otras actividades productivas (Ortiz Paniagua, UMSNH, 2017).

Producción y sustentabilidad



La producción de aguacate prácticamente se ha duplicado en menos de una década; de las mil 162 toneladas que se producían para el año 2008, pasamos a 2 millones 29 mil toneladas de aguacate, recolectadas durante el 2017, la mayoría en Michoacán.

Dicho “boom” obedece, entre otros factores, a una gran apertura comercial hacia el producto en mercados importantes como el estadounidense. Según estudio del doctor Carlos Francisco Ortiz (UMSNH, 2017), el cultivo creció “de 77 mil a 157 mil hectáreas de 1990 a 2014, en tanto que la producción creció de 686,301 a 1,520,695 toneladas, para el mismo período”.

Hoy Michoacán produce “93% de las exportaciones totales de aguacate mexicano, mismas que han crecido de 17 mil a 653 mil toneladas en el período de 1990-2013”, según indicadores de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, 2016) y esto tiene, a la vez que un beneficio económico, una repercusión ambiental; sólo un ejemplo: “erosiona hasta 10 ton/ha/año de suelo, en función del grado de madurez de la huerta (Sánchez-Martínez, et. al., 2006 y Chávez-León, et. al.,2012)”.

Ante procesos como el anterior, la administración michoacana promueve una agenda ambiental tendiente a la recuperación de la calidad de los suelos, el agua y el aire.

Agendas y fondos verdes



Recién al inicio de la actual administración, el 20 de octubre de 2015, el Gobierno de Michoacán signó un acuerdo de entendimiento con el Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU-Hábitat) con fin de atender la llamada Agenda 21 en nuestro territorio.

Corte de aguacate en huerta de Tancítaro
Corte de aguacate en huerta de Tancítaro
(Foto: Cuartoscuro)

En ese marco, el entonces secretario de Urbanismo y Medio Ambiente, Ricardo Luna, lanzó un llamado “a los 113 ayuntamientos de nuestro estado a que se acerquen a esta Secretaría para evitar afectaciones de movilidad y de agotamiento de los recursos naturales”.

Desde entonces la administración, a través de la ahora Semaccdet, la Procuraduría de Protección al Ambiente (PROAM), la Comisión Forestal en el estado (Cofom) e incluso la Procuraduría General de Justicia del Estado, a través de su fiscalía especializada en delitos ambientales, han promovido distintas medidas para hacer frente a la problemática medioambiental:
Desde operativos de vigilancia, hasta procesos de restauración de suelos y la creación de fondos ambientales para inyectar recursos a esta política.

La agenda ambiental en el estado promueve la recuperación de nuestros recursos y aspira a la sustentabilidad, dijo el secretario Luna, y enumeró algunos procesos:

La construcción de ocho rellenos sanitarios para el tratamiento de residuos sólidos y la próxima apertura de una planta de procesamiento Contepec, que transformará la basura en combustible no tóxico.

El proceso de reconversión del sistema de hidrocarburo a gas natural como combustible para las unidades de transporte público, a fin de mejorar la calidad del aire en las ciudades más pobladas, donde se lleva “un promedio de mil 200 vehículos que se han logrado reconvertir. Sólo este año se reconvirtieron más de 600 en Morelia”.

La reforestación de 14 mil 173 hectáreas, con 11 millones 347 mil 780 plantas, en conjunto con la sociedad civil, según datos de la Comisión Forestal del Estado.

La creación de una Mesa de Seguridad Ambiental, que implica la coordinación de instancias estatales y federales y que ha dirigido, entre otros procesos, la realización de 60 operativos interinstitucionales en 14 municipios (Salvador Escalante, Tacámbaro, Madero, Zitácuaro, Uruapan, Morelia, Pátzcuaro, Tingambato, entre otros) con la remoción de más de 60 mil plantas sembradas de forma ilegal.

Esto último derivó en 17 denuncias que los productores de aguacate interpusieron ante instancias federales y todas fueron sobreseídas, a falta de razón jurídica. Además, 400 productores (de un universo de 35 mil) han firmado acuerdos con Gobierno del Estado para cumplir con la normatividad y el propósito de sustentabilidad de la actividad agrícola. Los operativos continúan en zonas “muy vulnerables” al CUS, como la Meseta Purépecha, y el Oriente.

Otras acciones son la creación de la Unidad Ambiental de la Policía Michoacán, y de la Fiscalía Especializada en Delitos Ambientales, con propósitos de inspección y vigilancia.

Así también, la creación del Fondo Ambiental y el Fondo Verde, por decreto del Ejecutivo y cuyo fin es captar recursos para promover la agenda medioambiental en Michoacán; en el primer caso vía convenios y acuerdos entre la Proam y otros organismos y, en el segundo, por concepto de convenios entre el sector aguacatero que ha incumplido con la norma, a modo de reparación del daño.

Durante su Segundo Informe de Gobierno, Aureoles Conejo reconoció a los productores de aguacate que se habían sumado a la política de compensación ambiental, a fin de recuperar los bosques michoacanos y habló también del propósito de hacer de Michoacán “la primera entidad federativa en certificar con el sello de sustentabilidad a nuestros productos agroalimentarios”.

La ruta correcta



“El conflicto actual entre productores de aguacate obedece, entre otros factores, a la saturación de los mercados” y a los conflictos de interés entre las partes donde el gobierno estatal ha actuado como mediador, ya que no tenemos atribuciones en este sentido, informó Luna García.

Sin embargo, el caso sirve para poner en discusión un hecho importante, añadió: la necesidad de “desarrollar un programa integral del cultivo del aguacate que permita ordenar su aprovechamiento y respetar las áreas forestales, que al final son las productoras de agua, que es la que se transforma en aguacate y en industria”.

Y esto es posible: “Tenemos muchos casos exitosos de producciones agropecuarias sustentables (hay 16 mil hectáreas de aguacate orgánico) y, si somos el primer productor de aguacate en el mundo, también debemos ser el primer productor sustentable”, afirmó.

Anuncian Foro con empresarios



Con fin de establecer un diálogo entre los sectores público y privado, en torno al cuidado del medio ambiente y al cumplimiento de las normas y leyes que rigen este rubro en nuestro territorio, actualmente se promueve el Primer Foro de Capacitación Ambiental Empresarial.

Éste se llevará cabo los días 15 y 16 de noviembre próximos en el Centro de Información, Arte y Cultura de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

Se trata de “un esfuerzo por concientizar y sensibilizar a los dueños de las empresas industriales en los ramos minero, agrícola, forestal y de otros rubros, asentadas en territorio michoacano”, indicó el titular de la Proam, Juan Carlos Vega Solórzano.

Hasta ahora, han respondido a la convocatoria más de 100, de las 304 empresas registradas en la entidad. La idea, es que “hagamos un ejercicio de diálogo entre el sector ambiental y las industrias de competencia estatal para sensibilizarlos e informarles sobre el cumplimiento de la norma”, que no se ha acatado por más de una década, indicó el funcionario.


Comentarios