Revisión de la producción plástica de la primera mitad del siglo por los manifiestos del arte mexicano

154

Ciudad de México.— El investigador Carlos Segoviano habló sobre la muestra “Manifiestos del arte mexicano (1921-1958)” del Museo de Arte Moderno (MAM), donde se hace una revisión de la producción plástica mexicana de la primera mitad del siglo.

      «Es hacia finales del siglo XIX que encontramos que el manifiesto va a ser adoptado por las vanguardias artísticas, como una herramienta para plantear sus preocupaciones estéticas y dar a conocer sus principios de una manera combativa y polémica, atacando sobre todo a los grupos e instituciones establecidas».

      Al participar en la Noche de Museos de abril, que se transmitió el miércoles 29 de abril en de redes sociales, el también curador habló sobre esos documentos y su relación con otras expresiones artísticas como la literatura, el cine y la plástica, definiéndolos como una declaración ideológica que expresa de manera escrita ciertas denuncias y a partir del cual un colectivo propone la adhesión de otros artistas.

      “Los manifiestos que se promulgaron en México, sobre todo en la primera mitad del siglo XX, nos permiten ver cuál fue la evolución de la pintura y cuáles fueron los argumentos a los que se adscribieron diversos creadores, los cuales terminaron por formular toda la estética que caracteriza a nuestro país”.

      Esta revisión incluyó “Tres llamamientos de orientación actual a los pintores y escultores de la nueva generación americana” (1921), documento elaborado por David Alfaro Siqueiros y considerado el manifiesto fundacional del arte moderno mexicano, un ideario estético dirigido a los artistas latinoamericanos para que rompieran con las corrientes decorativas y exploraran influjos artísticos que consideró más complejos.

      Otro de ellos fue «Actual–No. 1. Hoja de vanguardia», de Manuel Maples Arce, publicado el mismo año y conocido como el manifiesto de los estridentistas; un llamado a la intelectualidad mexicana para renovar la literatura y dar cuenta de que el mundo estaba cambiando y que se estaban urbanizando todos los espacios, el cual congregó a figuras como Ramón Alva de la Canal, Germán Cueto y Tina Modotti.