Cinco libros que debes leer antes de los 35 años

81

No se trata de existencialismo, pero es una idea generalizada que, entre los 30 y los 40 años, llega una especie de crisis generalizada a la vida de muchos, ya sea por razones personales, económicas o profesionales.

Lo El Economista propone con esta lista es revisar una serie de textos para el lector casual, que busca contenidos más profundos y que pueden preparar el panorama para los cambios que la sociedad nos va imponiendo como individuos.

Hay de todo, clásicos del siglo XX y algunos libros que llegaron a los estantes ya bien entrado el cambio de siglo. Lo que sí es un común denominador en todas las propuestas es una prosa inteligente salida de afiladas plumas. Esperamos que las disfruten.

1. Los hombres que no amaban a las mujeres (Millennium I), de Stieg Larsson

Un periodista en decadencia, Mikael Blomkvist, se encuentra cara a cara con una historia que contar, un gigantesco fraude financiero en Estocolmo. A medida que va desenmarañando el caso, que involucra a una pudiente familia de la capital sueca, se topa con un extraño personaje: Lisbeth Salander, una joven hacker de 24 años, que se vuelve una ficha esencial en el ajedrez que están a punto de jugar.

Esta novela, y sus secuelas (La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina y La reina en el palacio de las corrientes de aire) son el rostro más reconocible de la nueva novela negra nórdica. Textos obligados para los amantes del género y para quienes gustan de devorar tramas complejas e inmersivas.

2. El abuelo que saltó por la ventana y se largó, de Jonas Jonasson

Allan Karlsson está a punto de celebrar su cumpleaños número 100, pero en un arranque de lucidez, decide que su historia aun no ha terminado y se escapa de la casa de descanso donde habita. Calzado con pantuflas y sombrero en mano, empieza a deambular por una estación de tren y recoge una misteriosa maleta. En su camino sin rumbo conoce a singulares compañeros de viaje, a los que les cuenta la historia de su vida, que incluye inverosímiles encuentros con Franco, Stalin y Churchill, su amistad con la esposa de Mao y su incursión por la CIA, mientras pone de cabeza a toda una ciudad.

Una novela excitante, llena de pasajes absurdos que prometen arrancar más de una carcajada a quien se atreva a adentrarse por completo en la historia de sus inesperados personajes.

3. Seda, de Alessandro Baricco

Ambientada en la época en la que el comercio de seda en Europa consistía en largos viajes a Oriente, el joven comerciante Herve Joncour se embarca en una travesía transcontinental desde un pequeño pueblo francés hasta el misterioso Japón. En 1860, el país del Sol Naciente tenía cerradas sus fronteras, por lo que la aventura de conseguir huevos de gusanos de seda se vuelve una actividad clandestina.

Un texto breve pero plagado de exotismo, imagines coloridas, olores, texturas y una que otra aventura amorosa.

4. Cuna de gato, de Kurt Vonnegut

La novela sigue historia del Dr. Felix Hoenikker, quien fue uno de los «padres» fundadores de la bomba atómica. Su legado de terror se encuentra presente en un arma que amenaza con cubrir de hielo al planeta. Mal asunto cuando esta información cae en manos de un loco dictador.

Plagada de humor inexpresivo y una amarga ironía, este texto de Kurt Vonnegut se ha convertido en objeto de culto. El Armagedón que habrá de destruir el mundo como lo conocemos está cerca, y aflora los miedos más profundos del ser humano. Aun así, la humanidad sobrevive, lo mismo que la necesidad de seguir respirando.

5. Las partículas elementales, de Michel Houellebecq

Michel es un biólogo cuarentón que vive sus días como un asceta. En su vida ya no hay espacio para el sexo ni para las relaciones humanas, y sale de su encierro únicamente para ir al mercado. Su hermanastro, Bruno, es un profesor de literatura diametralmente opuesto a él. Consumidor asiduo de pornografía, se presenta a si mismo como un misógino y racista.

Esta novela es un escaneo feroz y sarcástico del presente, una historia demoledora sobre una generación derrotada, imbuída en la sinrazón del mundo actual.