Este 10 de mayo la «sana distancia» es el mejor regalo

La celebración del 10 de mayo es para los mexicanos un símbolo de "fiesta nacional"

25

Ciudad de México.- La celebración del Día de las Madres en México es tan significativa como una fecha histórica o los festejos decembrinos. Pero ante la emergencia sanitaria que vive el país a causa del Covid-19, esta no podrá realizarse como todos los años.

No habrá festivales en las escuelas, ni “Las mañanitas” en vivo, y tampoco la posibilidad de celebrar en algún restaurante. Esto debido a las medidas de distanciamiento social implementadas por los gobiernos y las autoridades sanitarias para evitar la propagación del nuevo coronavirus.

según Expansión, también se descarta la posibilidad de organizar grandes celebraciones en los hogares. El llamado de las autoridades es a quedarse en casa, especialmente en los días que rondan al 10 de mayo, pues los especialistas prevén que en ese periodo el país alcance la curva más alta de la epidemia.

¿Cuáles pueden ser las consecuencias?

La antropóloga Ana Lidia Domínguez Ruiz, integrante del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), considera que esta etapa de la epidemia traerá un costo afectivo importante para los mexicanos, pues el Día de las Madres es un símbolo que representa una “fiesta nacional”.

“Para los mexicanos es un momento sumamente importante, y esta ocasión va a acarrear un costo, sobre todo, afectivo; eso es algo en lo que no se ha reparado mucho en el orden de prioridades que trae esta pandemia. El costo afectivo es una cosa que se está fraguando día a día y que está teniendo consecuencias en los habitantes”, expresa la investigadora en entrevista con Expansión Política.

El momento por el que atraviesan los mexicanos, agrega, es sumamente sensible, y el hecho de que estén distanciados de las personas que más aman, de no poder ir a ver a sus mamás y –viceversa–, de no poder hacer visitas a hospitales o asilos, incluso, a algunos panteones, agudizará las emociones.

Ana Lidia Domínguez enfatiza que lo verdaderamente delicado en este punto de la epidemia, es que habrá quien busque reunirse para festejar el 10 de mayo, a pesar de las medidas y del riesgo de contagio. “Hay ideología, y entiendo hacia donde va, de que la madre vale mucho sacrificio, y sé que van a haber festejos a pesar del riesgo de contagio”, lamenta.