ALGO DE MÚSICA: Cumplo con un pendiente

45

Desde hace más de treinta años que aparece esta columna, ha tratado de música clásica. Principalmente de la crónica y crítica de eventos a los que asisto o que me entero. También se dice de teoría musical y se reviven magníficos recuerdos. Pero también se comentan y discuten acciones administrativas que afectan a instituciones musicales trascendentes, particularmente si son de nuestro estado. Por una de estas escribí un artículo para ser publicado en Cambio de Michoacán el primer martes de febrero, pero ya no salió al público la versión impresa del diario. Guardé mi texto, pero creo que ahora, que retomo el foro de opinión en la versión en línea, tengo la obligación de darlo a conocer. Debe servir para algo. Va entonces, íntegro, para ustedes.

“¡Salud!… Maestro Mario Rodríguez Taboada”

Se ha cerrado un ciclo precioso, incomparable e irrepetible en la historia de la música de concierto en el estado de Michoacán y dudo que haya otro similar en el país. El pasado lunes 27 de enero fue despedido, de mala manera, el maestro Mario Rodríguez Taboada como director de la Orquesta de Cámara de la Universidad Michoacana (OCUM) después de veintiséis años al frente de ella, mismos que tiene la orquesta, pues Mario Rodríguez Taboada la fundó.

El concierto inaugural fue el 15 de diciembre de 1993 en el Auditorio Nicolaita del Centro Cultural Universitario, entonces recién construido. El evento se programó con el brillo que ameritaba la ocasión, estando presentes las máximas autoridades universitarias. Desde entonces, el conjunto se ha presentado cientos de veces, en Morelia y fuera de ella, con disciplina, calidad individual de los atrilistas y dirección atinada. La orquesta ha desarrollado una personalidad interpretativa clara y fuerte y los resultados artísticos han sido magníficos.

La OCUM ha tenido épocas de “vacas gordas” y de “vacas flacas”. Ha vivido luces y sombras, altas y bajas, bonanzas y pobrezas, pero ha seguido y seguido bien y es, hasta el momento, el baluarte más sólido de la cultura musical en el estado, más que cualquier otro ensamble o escuela profesional de música. Los conciertos memorables se suman por decenas, con solistas locales o invitados de talla alta, nacional e internacional, y dirigiendo Mario Rodríguez Taboada o directores invitados también afamados.

Todo esto porque ha habido un terco que ha sabido entender, capotear, solventar todo ese mar de vicisitudes y llevar adelante ese hermoso proyecto, y ahora realidad, que es la Orquesta de Cámara de la Universidad Michoacana; lo ha hecho por veintiséis años y no se cansa. Hubiera presentado su primer programa del año 2020 el pasado miércoles 29 de enero y así continuar esa obra maestra del arte musical orquestal, si no lo hubieran despedido de manera tan arbitraria. Es el maestro Mario Rodríguez Taboada, director artístico fundador y siempre titular de esa gran institución musical. A él, nuestro mayor reconocimiento y aprecio, como músico y hombre cabal. Ha pasado a la historia”.