Explorar la capacidad de creación a través de «Arteterapia»

24

Ciudad de México.– Explorar la capacidad de creación a través de los materiales, las texturas y colores, forma parte del proceso que acompaña la artista plástica y tallerista Guadalupe Rosas, quien se ha dedicado a trabajar en la técnica del arteterapia desde hace varios años.

      Al hablar con Notimex sobre este trabajo, refirió que este acompañamiento se puede dar en diferentes áreas: educativo, clínico, social y hospitalario; con personas de todas las edades y diferentes condiciones, tales como el síndrome de Down o el autismo, entre otras.

      “En situaciones como la que vivimos en este momento las emociones están a flor de piel, a través del arte podemos contactar con toda esa carga emocional que tal vez no tiene salida de otra manera, porque muchas veces no basta con hablarlo”, explicó.

      La también ilustradora con especialidad en el área infantil y editorial aseguró que el arte humaniza y te permite estar en contacto con los sentidos y contigo mismo, pues se establecen diálogos interiores y procesos de pensamiento que se afianzan en el proceso creativo.

      Aseveró que “las artes plásticas te permiten utilizar diferentes texturas, materiales, temperaturas, y estos te ofrecen posibilidades distintas; a través de toda esta percepción la gente se puede dar cuenta de que hay otras formas de abordar la realidad y su entorno”.

      Detalló que el enfoque terapéutico se encamina más a los procesos de creación que al fin estético, «no tiene tanta importancia, pues no buscamos que sea algo bello o que siga cánones de museo, sino que sea algo totalmente expresivo y que comunique con el interior del creador”.

Arte para todos

La artista egresada de la Academia de San Carlos apuntó que estas actividades tienen una intención precisa bajo un tema de la misma índole, no se trata de la expresión por sí misma, sino de canalizar aspectos emocionales para que las personas vayan adquiriendo habilidades como la empatía, el autoconocimiento y la seguridad.

      Anotó que “hay mucha gente que en terapias tradicionales le cuesta mucho externar lo que siente, pero una vez que le da forma, color, peso, textura y puede tener una imagen que está fuera de sí mismo, de su sentir y su pensar, es más sencillo abordarlo y poder trabajar a partir de eso”.

      Dijo que se da una consigna, se presenta un estímulo o la sugerencia de un tema, luego se disponen los materiales a sugerencia del terapeuta que lleva la sesión o a elección libre; a partir de la elaboración de un producto plástico, la persona puede entrar en contacto con su interior y su inconsciente.

      “A partir de hablar de este objeto la gente se va dando cuenta lo que está pensando, hablan del objeto y no de sí mismos, se le da la posibilidad de externar eso que siente, piensa en la pieza y hablamos de ello”.

      Uno de los mayores beneficios es darle salida a las emociones, dolores y sentires que se encuentran atrapados, algo benéfico para las sociedades, pues el arte permitirá tener seres humanos sensibles, creativos y resilientes, capaces de empatizar con los otros.

      Al final, lanzó una invitación a las personas a darse la oportunidad y participar en este tipo de terapias con enfoque al arte y la creatividad; «no se necesita ser artista, tienes que darte el permiso de crear desde cero y aprender como puedes ir desarrollando tu capacidad creadora con las artes”.