Tres décadas de periodismo económico y financiero en Michoacán

22

En estos tiempos cuando la pandemia está en su máxima expansión, resulta hasta cierto punto algo frívolo la celebración de cualquier aniversario, más aún cuando es de carácter personal relacionado con la actividad periodística.

Pero la preparación de un aniversario lleva un tiempo anticipado de meses o tal vez de más de un año y en este caso así sucedió. Me refiero, estimado lector,  el que escribe celebra tres  décadas  de ejercicio  periodístico algo común y corriente entre tantos periodistas en el país y en particular en Michoacán.

Pero la particularidad para esta celebración es que el ejercicio periodístico es especializado en temas económicos y financieros, donde existen pocos comunicadores y periodistas sobre estos  temas y que además se requiere  de una preparación, aparte de saber el oficio periodístico, sobre la ciencia económica y financiera que por lo menos se necesita cursar la licenciatura en economía o en otras disciplinas relacionadas al tema.

Además de lo anterior, también se requiere una constancia en el trabajo, mucho tiempo de preparación e investigación en diversos temas económicos, financieros y políticos. Es necesario consultar diversas fuentes de información, en especial las oficiales, que aunque no se les tenga confianza son las únicas encargadas de medir la actividad económica y financiera del país en base a una metodología y técnica aceptada por la comunidad internacional y no como ahora que López Obrador dice que no se va a medir el Producto Interno Bruto sino la felicidad del “pueblo bueno” que será el sinónimo de la buena mancha y aceptación de la Cuarta Transformación; esto es el señor que trabaja como presidente de este país es en términos llanos un ignorante o por lo menos no hace caso de los asesores que manejan el comportamiento de las leyes económicas sin las cuales no se pueden satisfacer las necesidades en términos de bienes y  servicios de una sociedad.

Hace treinta años, las fuentes de información económica eran muy escasas, los resultados duraban hasta un año para conocerse, por ejemplo las reservas internacionales del país solo se daban a conocer tres veces al año.

El informe anual del Banco de México era el encargado de dar a conocer la evolución de la economía mexicana, por su parte la Secretaría de Hacienda y Crédito Público elaboraba sus informes para un Congreso al servicio del presidente. La información económica y financiera en los noticieros de radio y televisión,  así como, en los periódicos ocupaban una sección de tercer orden en el contenido informativo, algo sin importancia  alguna y solo para un público especializado.

Fue en 1989 cuando apareció el primer diario especializado que es “El Financiero” cuya circulación era en el centro de la Ciudad de México y estaba orientado al sector de los inversionistas financieros. Hasta 1990 que empezaron a llegar algunos ejemplares a la ciudad de Morelia y se tendría que pagar por adelantado  un apartado en el puesto de periódicos del centro, esa publicación más o menos reportaba el comportamiento de manera cotidiana de la economía del país e internacional, así como algunos análisis altamente especializados.

Como se puede apreciar en aquel tiempo  hacer análisis económico y financiero era demasiado  complicado, aunque hay que tener presente que durante la década de los años ochenta se había  vivido por lo menos dos crisis: la de 1982 que se llama la crisis petrolera y la de 1987 cuando el mercado bursátil colapso como producto de la especulación financiera de este tiempo y los programas de ajustes o austeridad.

En honor a la verdad, al primer economista que consultaban los medios de comunicación de Morelia, en especial la Voz de Michoacán, era al director de la entonces Escuela de Economía, el colega Heliodoro Gil Corona que tiempo después colaboró con ese medio informativo; pero esa es otra historia.

Por lo que se refiere al que escribe, en una mañana de primavera se encontró a Arturo Álvarez del Castillo -en los portales atrás de catedral- quien había sido colaborador del gobernador Carlos Torres Manzo y compañero de un servidor de la primera generación de la Escuela de Economía de la Universidad Michoacana; después de saludarlo y de un tiempo de no habernos visto me invitó a colaborar sobre temas económicos y financieros en la revista Ultra Política de Michoacán bajo la dirección de Martha Elba Torres Martínez, a lo que le conteste: no muchas gracias. Arturo, después me van a censurar y eso no lo voy a permitir ya me conoces que soy marxista. Luego de despedirnos y al cabo de unos días tome la decisión de aceptar la oferta y me presenté a las oficinas buscando a Arturo, no lo encontré y me recibió Martha, después de media hora me encargó mi primera colaboración y la última semana de mayo de 1990 se publicó mi primer artículo sobre el tema del Pacto Económico.

Después de varias semanas, cuando llevé mi colaboración escrita en maquina mecánica por mi madre quien era mi secretaria, me encontré a Salvador Fuentes Salinas y me dijo que hubo cambio en la dirección de la revista y que esperaba mis colaboraciones. Tras el transcurso de dos semanas me encontré al fotógrafo y me dijo donde encontrar a Martha y  Arturo, iban a sacar otro proyecto llamado Los Periodistas, durante dos años se publicó en su primera época hasta que dejo de circular. Para entonces ya conocía a muchos compañeros, entre ellos a Macario Ramos quien publicaba Visión de Michoacán con el cual publique por más de tres años, un tiempo con Jorge Vichis y su Opción de Michoacán, hasta que en 1998 pedí un espacio en el diario Cambio de Michoacán bajo la dirección de Vicente Godínez  Zapién, el cual conservó desde hace veintiún años; hace siete años también colaboro con Jaime López Martínez en su portal Respuesta.

En el transcurso de estos años he dejado constancia de mi profesionalismo y pasión con el periodismo especializado en Economía y Finanzas, además de los proyectos periodísticos propios donde se publicó y dirigir la primera revista especializada EcoPolítica durante doce años y el primer portal;  ahora desde hace siete años dirijo CodiceMich un portal especializado -con 15 mil visitas diarias- y su versión impresa, que por causa de la pandemia se tuvo que suspender.

A todos mis compañeros periodistas y directores de los medios donde se publican mis colaboraciones, y en especial a Martha Elba Torres Martínez, mi gratitud por su confianza. El periodismo no me ha hecho millonario, pero me ha dejado grandes satisfacciones profesionales y personales, así como grandes amigos.

Mi gratitud a todos ellos por estas tres décadas de periodismo Económico y Financiero en Michoacán, y como dice Jaime López Martínez, ya habrá tiempos mejores para celebrar estas tres décadas.