iPhone SE: barato, pero con el sello de Apple

25

Ciudad de México.- A simple vista el iPhone SE 2020 es la actualización al modelo anterior de esta familia lanzada en 2016 con una pantalla de cuatro pulgadas y un diseño casi idéntico al del iPhone 5s, pero con mejor procesador (A9). Era un equipo enfocado a usuarios que no desean tener pantallas más grandes –según Apple en ese entonces en 2015 había vendido 30 millones de iPhones con pantallas de cuatro pulgadas– y que están dispuestos a sacrificar algunas funciones de los modelos más avanzados a cambio de una reducción de precio.

Sin embargo, el iPhone SE 2020 es más que una renovación de ese portafolio. Es casi la apuesta más importante de Apple en un año impactado por el coronavirus. No solo porque en efecto se trata de un iPhone cuyo precio de venta comienza en los 10,999 pesos para el modelo de 64GB contra los 16GB que ofrecía el modelo de entrada de iPhone SE del 2016, sino porque es el gancho de entrada de Apple a un uno de los mercados de mayor crecimiento en el sector de los smartphones: el rango medio.

Según Expansión, y contrario a los errores del pasado, Apple se aseguró de que este nuevo iPhone permita a todos los usuarios sumarse, suscribirse o utilizar sin un solo problema sus servicios digitales: el negocio más importante de la manzana para los próximos años.

Sin embargo, no es un iPhone para todos los usuarios. Así que vamos por partes.

Como consumidor uno tiene que entender que Apple vende marca antes que tecnología, pero la sabe vender muy bien y en diseño el iPhone SE cumple todas las expectativas que un usuario podría tener un producto de Apple: excelentes materiales (cristal por ambos lados), costados en aluminio y unos colores que hacen del equipo digno de portar el símbolo de la manzana. Atrás quedaron las horribles épocas del iPhone 5C, sin duda el peor iPhone de la historia de la compañía.

En cuanto a su pantalla, se trata de un panel Retina Display de 4.7 pulgadas. Si bien está lejos de ser la mejor pantalla del mercado para su tamaño es una garantía que la mayoría de los contenidos lucirán bien sin ningún problema. Apple por suerte no removió tecnologías de la pantalla como True Tone, que ajustan el brillo de la pantalla dependiendo de la iluminación del ambiente.

Aunque el panel corre casi al borde del cristal en los costados, es imposible que el usuario no note los dos marcos en la parte inferior y superior del teléfono. Un aspecto un tanto desafortunado porque sin duda para el estándar de smartphones de hoy, esos marcos tienden a romper un poco la inmersión a la hora de consumir ciertos contenidos.