Conmemoran el 75 aniversario de la primera bomba atómica en Hiroshima

41

Ciudad de México.- Los peores augurios indicaban que, tras la bomba atómica, nada crecería en Hiroshima durante 75 años; pero los actos de conmemoración de este jueves, justo tres cuartos de siglo después, dieron fe de la resiliencia de esta ciudad japonesa.

Según Expansión, el alcalde de Hiroshima, Kazumi Matsui, hizo referencia a esas previsiones en la ceremonia en la que se recordó el ataque nuclear que sufrió la ciudad el 6 de agosto de 1945, tres días antes de que otra bomba atómica destrozara la ciudad nipona de Nagasaki.

«Se rumoreaba en ese momento que nada crecería aquí durante 75 años. Sin embargo, Hiroshima se recuperó y se convirtió en un símbolo de la paz», señaló Matsui sobre el ataque estadounidense que provocó unos 140,000 muertos el mismo día y en fechas posteriores por la secuela de la bomba atómica.

Japón tuvo que realizar esta conmemoración en un contexto particular debido a la pandemia de coronavirus que obligó a limitar los homenajes a las víctimas.

Supervivientes de la bomba atómica, descendientes de víctimas, el primer ministro japonés Shinzo Abe y algunos representantes extranjeros asistieron por la mañana a la principal ceremonia en Hiroshima. La mayoría con mascarilla.

La epidemia de coronavirus impidió la asistencia del público, que tuvo que seguir la ceremonia en línea.

Otros actos fueron cancelados, como la ceremonia de las linternas flotantes de Hiroshima, que cada 6 de agosto se lanzan al agua al caer la noche en memoria de las víctimas.

A las 8:15 am (6:15 pm del miércoles Hora de Ciudad de México) hubo una oración silenciosa para marcar el instante en el que la bomba atómica explotó en el cielo de Hiroshima hace 75 años.

«Nunca debemos permitir que se repita este pasado doloroso», dijo el alcalde Kazumi Matsui en un discurso, llamando a la sociedad a rechazar el «ensimismamiento» del nacionalismo.

«Me comprometo a hacer cuanto pueda para lograr un mundo sin armas nucleares y una paz duradera», prometió Abe, con frecuencia criticado por su intención de revisar la constitución pacifista de Japón.