DEBATAMOS MICHOACÁN: Nuevo movimiento social

58

Los propósitos que animan la organización y desarrollo de los nuevos movimientos sociales, así denominados después de la Segunda Guerra Mundial, tienen como propósito avanzar en la atención de las problemáticas y necesidades sentidas de los grupos en condición de vulnerabilidad y de aquellos que viven en precariedad, así vemos como continúan formándose grupos sociales para atender cuestiones de los derechos humanos, la paz, el desarrollo, las personas afrodescendientes, la diversidad sexual, las personas indígenas, y otros más.

Por otro lado,  desde la ciencia, existen también formas de organización como es el caso de las comunidades epistémicas, en las cuales los científicos de ciencias duras y blandas se reúnen, se renuevan, se reinventan, pero siempre bajo un protocolo que les permita mantener su estabilidad y centralidad del sistema, pero sin permitir la entrada de quienes no tienen la formación científica; hoy también los jóvenes universitarios y postulantes, impulsan acciones para no parar una marcha que lleva la sociedad y alcanzar nuevos derroteros y dar respuestas a los grandes problemas sociales en los que se puede coadyuvar desde el acompañamiento de quienes tienen los conocimientos de la ciencia jurídica para hacer sinergias y establecer los mecanismos con las personas que tienen experiencia y sabiduría que los lleven a dar solución a los problemas sociales en los que viven grupos en condiciones de vulnerabilidad, incluso grupos que históricamente han sido excluidos por su invisibilidad.

En atención a ello, observamos que las nuevas generaciones se organizan, se producen y de integran ya no solo en comunidad, o en convivencia, al parecen hay un tránsito a la fraternidad; y es que hoy 44 postulantes del derecho se organizaron para darle vida a una organización de la sociedad civil, la cual tendrá entre otros tópicos impulsar acciones de formación y capacitación para la Paz, la Justicia, la igualdad, los derechos humanos y otros temas de interés que constituyen el acicate para una transformación social en el Estado de Michoacán. La presencia de diversas personalidades del mundo de la academia y de los derechos humanos se hizo presente en su calidad de testigos de honor, para acompañar a la organización Colectivo de Michoacano de  Derecho, A.C., que dirigirá el licenciado José Alfredo Flores Vargas, la licenciada Lizbeth Pérez Marchan, así como el licenciado Sergio Calvillo Corral, Presidente, Secretaria General y Secretario Técnico respectivamente.

Durante la inauguración el presidente de la novel organización, manifestó que la misión y visión del organismo social tiende  a fortalecer un trabajo cercano con la sociedad, sobre todo de aquellos grupos que han vivido la exclusión por no tener una sexualidad hegemónica, o donde el patriarcado ha permeado y ha generado androcentrismo y sometimiento a la voz, poder y valor de las mujeres las cuales han sido homogenizadas y no se atiende su problemática a la luz de la interseccionalidad.

La visión con que se construirá la organización está sentada sobre la base del respeto a la legislación, al conocimiento y defensa de los derechos humanos,  ha evitar la discriminación, a trabajar por la defensa del derecho a las diferencias para las poblaciones originarias, entre otros como los afrodescendientes.

Posteriormente,  se le dio el uso de la voz, a Gerardo A. Herrera Pérez, quien precisó la importancia de trabajar sobre enfoques de diálogo horizontal, en complementariedad, en alteridad, y en ecología de saberes. Precisó que la importancia de trabajar en un nuevo modelo de integración y participación de la sociedad anima a comprender otros elementos de la complejidad en la que se vive, por ello, la importancia de analizar bajo el enfoque de transdisciplinariedad, de holismo y de los procesos sistémicos. Finalmente expresó la importancia de la construcción y re significación del discurso público con ejes transversales de respeto a los derechos humanos y libertades, igualdad y no discriminación, perspectiva de género y equidad, interculturalidad, cultura de la paz y el conocimiento de todo aquello que juzgamos como otredad, pero que no necesariamente se ubica como humano, sino también como no humano, y en este sentido es ser vivo y que por cierto ya regula la legislación.

El acto protocolario fue presidido por  tomó protesta por la servidora pública Labinia Aranda Ortega, Sindica Municipal de Morelia, dicho acto  da formalidad y legitimidad institucional a la organización, Colectivo Michoacano de Derecho, A.C.

En un tono de profundo respeto, el presidente de la organización agradeció a quienes estuvieron presentes tanto como testigos de honor, como los abogados asociados. Así es como concluye un acto de formalidad de una organización social, cuyo empeño será realizar actividades singulares y en favor de la inclusión y el respeto a la dignidad humana, bajo un enfoque humanista.

En Michoacán hacen falta organizaciones de la sociedad civil con valores, visión y misión comprometidas y avanzando para un Michoacán mejor, hoy los jóvenes nos dan una muestra que unidos se puede trabajar por los grupos históricamente invisibilizados a través de mecanismos de opresión. Quienes han dejado ya huella en el trabajo solidario con la sociedad, ver estos actos que apuntan a la transformación de las estructurales sociales, permiten ver que hay esperanza, la esperanza de la transformación social.