LA PSICOLOGÍA EN EL DERECHO: Diciembre, depresión post Covid

40

Iniciamos el último mes del año 2020 y coinciden en nuestras vidas un acontecimiento cíclico como es el fin de año y el evento de la pandemia que a 9 meses de que llegó parece estará con nosotros cuando menos hasta que tenga resultados la vacuna, por una parte diciembre, es un mes en el que la mayoría de las personas comenzamos a realizar el recuento de las metas alcanzadas, de los proyectos truncos, de los días felices y los días oscuros, es un mes con días más cortos y noches más largas, lo que nuestro cerebro traduce como estar despiertos menos horas pues se presenta la obscuridad más pronto, mes de temperaturas bajas, obligando a nuestro organismo a buscar alimento y abrigo dando preferencia a ciertos alimentos. Todos estos factores que menciono, generan un caldo de cultivo para estados melancólicos por la añoranza del cierre del año, y en algunos otros casos estados depresivos.

Y, por otra parte, este año en especial, que nos ha sacudido hasta el cansancio, recordándonos lo vulnerable de la humanidad, el poco control que tenemos de nuestra existencia y sobre todo que lo que más preciado que posees es la salud. La pandemia -Covid 19- se convirtió en un evento traumático, toda vez que este, hace referencia a una alteración de la percepción de una persona con respecto a su competencia, fuerza, habilidad y capacidad para afrontar los acontecimientos como lo menciona el autor Echeburúa.

Las personas comenzaron a experimentar estrés generado por este evento traumático que ocasiona perturbaciones en el funcionamiento de la persona que pueden sostenerse a lo largo del tiempo, a esto es en psicología se le conoce como estrés postraumático:

El Trastorno de Estrés Postraumático (TEP) es una de las perturbaciones más destacadas producidas por un trauma (Horowitz, et al., 1979) que se caracteriza por una serie de síntomas relacionados con la ansiedad, que aparecen después de la exposición a un suceso muy estresante y traumático con los siguientes síntomas:

· Molestias digestivas, cansancio extremo, insomnio.

· Pérdida de interés por actividades placenteras.

· Dificultad para concentrarse.

· Irritabilidad.

· Pensamientos negativos sobre sí mismo, otras personas, o el mundo en general

· Desesperanza acerca del futuro.

· Dificultad para sentir emociones positivas.

· Sentirte emocionalmente insensible.

Es desde aquí donde nos corresponderá hacer el cierre del año 2020, por lo que es importante que reflexionemos si usted, o alguno de sus familiares está pasando por este camino, buscar de forma inmediata la ayuda de una persona profesional de la salud mental, dado que el curso de la enfermedad deriva en depresión.

· La pérdida de un ser querido.

· El distanciamiento familiar, ahora aunado a distanciamiento físico.

· Los conflictos familiares.

· Los problemas económicos.

Serán los que nos arrastren a tocar momentos de tristeza, que siendo bien manejados y en un entorno cuidado solo formarán parte de las experiencias de vida por las que nos toca transitar.

Es por ello que me permito hacer algunas recomendaciones:

1. Las pérdidas de los seres queridos tienen un proceso, quienes se encuentran en él hay que experimentar los pasos de ese proceso sin tratar de ser fuertes o salir rápido de ello, evidentemente y de forma consciente resulta nada placentero el dolor, sin embargo, en estos casos hay que sentirlo, y vivir ese dolor. Y experimentar algunos días que estás muerto en vida y no entender cómo se puede seguir el camino de la vida sin la persona amada.

2. Para el distanciamiento familiar, pero creo que hoy es más el distanciamiento físico, siempre tengamos presente que esto es pasajero y que hoy mantenernos alejados físicamente es una muestra de amor a nuestros seres queridos.

3. En los conflictos familiares la mejor estrategia es la negociación, lo que implica que no será lo que yo quiero, pero tampoco lo que la otra parte quiere, lo que nos deja a ambas partes en estados victoriosos, pues muchas veces los conflictos no se terminan por la sensación de no ser la parte que pierde. Y cuando este recurso se agotó, también es necesario entender que la sana distancia no aplica solo en época de pandemia, que también se convierte en un recurso cuando hay mucho daño en la relación, y hasta que no haya sanado lo suficiente para negociar lo mejor es aplazar.

4. En los problemas económicos, ¿Qué son? A poco creen que Carlos Slim no los tiene, claro que los tiene, este tiene que ver más con la expectativa que nosotros mismos tenemos con respecto a cuál tendría que ser nuestra economía, que terminaría sin nos ajustáramos a vivir de acuerdo con la economía que tenemos, porque lo necesario para vivir, es techo, vestido y alimento.

Realicemos las reflexiones necesarias y preparemos nuestras fiestas decembrinas de forma diferente, pero principalmente incorporemos los aprendizajes del año 2020, sin duda el año más caótico de nuestra existencia.