DEBATAMOS MICHOACÁN: Naturaleza y primavera

76
Para Pachamama, la madre Naturaleza, la primavera es sin duda la estación del año favorita. (Imagen: especial)

Disfrutar del campismo, el senderismo, las caminatas, paseos por los espacios abiertos, en la naturaleza, acompañado del mar, del agua de los ríos, los lagos, las cascadas, del murmullo del Cupatitzio, de los arboles añosos del huerto de los olivos; escuchar el canto de las aves, o bien detenerte a observar el nado de los peces en una pila de agua cubiertos por nenufar en la Camelina del parque lineal de Uruapan, seguirá siendo una experiencia que se vive, se siente, hace integralidad, holismo en la naturaleza (el género humano, las plantas y los animales).

Mis continuos viajes a espacios abiertos como Uruapan, Pátzcuaro, Erongaricuaro, Tzintzuntzan, Tziracuaretiro, Tingambato,  Lázaro Cárdenas, Jacona, o al oriente de Michoacán, me hacen disfrutar de ejercicios estéticos, cada uno en sus diferentes equinoccios ofrecen una belleza inigualable. Pero en esta semana entrará la primavera, y estaré seguramente en Tingambato cercano a sus grandes estructuras arquitectónicas centenarias, donde recargaré  energía, te invito a visitar los centros ceremoniales de recarga de energía en Michoacán.

Para Pachamama, la madre Naturaleza,  la primavera es sin duda la estación del año favorita. La Naturaleza en estos días está ya de fiesta, la floración de árboles, sobre todo las jacarandas, las galeanas y otros arbustos, campos, jardines y parques muestran una paleta de colores, desde los naranjas intensos, amarillos y blancos, hasta un sinfín de colores de las camelinas que nos dicen a tono de color que la primavera ya llego. Florecen las plantas, reverdecen los árboles, y se da el inicio de apareamiento en muchas de las especies animales, todo ello avisa que estas avanzando en la renovación, que hay que cambiar, transformar, echar fuera lo malo que hemos vivido  y apropiarnos de la nueva energía que es fundamental.

Aquí en Morelia, la primavera se asoma entre la copa de los árboles, principalmente las jacarandas y las galeanas explotan sus colores morado y naranja que nos expresan vida intensa, es la época en donde observamos los cuasi aterrizajes  de las golondrinas que vuelven cada año a criar, al igual que otras aves como los colibrí que eligen nuestro espacios para permanecer esta temporada, cuando ya se va la mariposa monarca y los pelicanos borregones.

Muchos colores, olores, sabores incluso, se detonan en estos tiempos, los geranios, malvas, los girasoles, rosales, margaritas, los lirios, las primaveras de las zonas de Tierra Caliente y la Costa, pero también tenemos frutas de temporada, como las frutillas rojas: fresa y zarzamora, más adelante las ciruelas, los duraznos, los nísperos, los higos, granadas chinas, en fin, en fin, muchas frutas locales que llenan de colores las ramas de los árboles.

No obstante todo el color y los sabores de este proceso natural, pero además los ejercicios estéticos de la naturaleza y el arte del ser humano, se encuentran ya trastocados por el cambio climático, por el calentamiento global. Cada día nos damos cuenta de la importancia de trabajar por evitar las cuestiones de contaminación de todo tipo, porque debido a ello alteramos los ciclos de vida de otros seres vivos, como el de las mariposas y los néctares de las flores que consumen. 

Un Estudio del Centro de Investigaciones Ecológica y Aplicaciones Forestales CREAF, confirman que las temperaturas y los bajos niveles de lluvia provocan una descoordinación entre la época de floración y la época de vuela de las mariposas hasta el punto de que los momentos máximos de floración y de abundancia de las mariposas se separan una media de al menos setenta días y aumentan en los años de sequía pronunciada, situación que está sucediendo aquí en Morelia, y en general en Michoacán, derivado del cambio de uso de suelo por el producto verde que genera grandes cantidades de dinero.

Seguramente esto mismo pasará entre las aves que vienen de otros lugares para pasar aquí el invierno, por lo que nos tenemos que preguntar como sociedad que estamos haciendo para cuidar y proteger a Pachamama, la Madre Naturaleza.

Una relación que tenemos que cambiar entre el consumo, la naturaleza y el hedonismo es pensar que cantidad de actos hacemos mal en contra de la naturaleza y de otros humanos, plantas y animales, para que nos lleve a despensarnos y eliminar nuestras prácticas devastadoras y mantener aquellas prácticas positivas de respeto al medio ambiente, y en ello, tenemos que repensarnos, es decir, avanzar en las nuevas prácticas holísticas y de respeto que debemos hacer.

Si bien es cierto que reciclar, reutilizar y reducir es importante, más lo es cuando hacemos ejercicios reflexivos sobre lo que debemos o no consumir, es decir la reflexión es un ejercicio fundamental en las tareas de evitar el hiperconsumismo. Pero si reflexiono, me permite rechazar todo aquello que me puede dañar la salud de mi ecosistema o de mi vida, por ello, la reflexión se acompaña del rechazo a lo que nos perjudica.

Al rechazar, o bien al reclamar aquello que no cumplió con lo que define en las etiquetas, permite trabajar para que las autoridades actúen en contra de las empresas que mantienen publicidad engañosa.

Finalmente, cuando tengamos nosotros algunas cosas en demasía, salgamos a redistribuir, compartir con el otro, ayudar al otro, a fortalecernos en la fraternidad global. Para nuevamente repensarnos en lo que queremos ser como parte de la naturaleza, como parte de los seres vivos, como seres humanos, con género humano, que nos hace seres planetarios.  

La llegada de la primavera no es solamente explosión de colores y diseño de la naturaleza, es también una forma de compartir de la sociedad entre la sociedad y sus grupos en condición de vulnerabilidad, es una forma de dar respeto. Si trabajamos en deconstruir esta sociedad de hiperconsumo, y bajar el consumo de recursos naturales y combustibles fósiles como el petróleo, seguramente la naturaleza nos premiará, si, así será, porque seguramente nos dará una primavera como la estación del año más bonita, más acogedora, en donde todos los seres vivos, hombres, mujeres, plantas y animales se sentirán regocijados.

En este marco de acciones para recibir la primavera este 21 de marzo,  las organizaciones de la sociedad civil, así como organismos internacionales no gubernamentales como Fundación El Sol, ayudarán a Pachamama y Gaia (La Naturaleza y Tierra) a respirar un momento de paz y tranquilidad, realizando acciones colaborativas para la sostenibilidad.

De igual manera el  próximo 22 de abril se estará participando en Uruapan en un conjunto de acciones para la conmemoración del Día Mundial de la Tierra, en donde se impulsaran actividades para el respeto, sostenibilidad, fomento del reciclaje y de acciones de limpieza del entorno de los sistemas verdes más saludables con nuestro planeta, también habrá disertaciones sobre la importancia del cuidado del medio ambiente y la creación y desarrollo de la ecoconciencia. El programa a desarrollar, prevé  trabajar durante todo el día tanto en el Parque Urbano Ecológico de Uruapan (Área natural protegida), como en el Rancho Ecológico Tungui de Uruapan, donde se llevaran a cabo disertaciones sobre los problemas de la ecosofía y otros temas relacionados con la Tierra nuestra casa y en donde quien esto escribe ha sido invitado a dar la disertación correspondiente, un honor recibir la encomienda una responsabilidad seguir trabajando a favor del cuidado, respeto y fraternidad del medio ambiente.