Nuevo tesoro bajo pirámide de Teotihuacán arroja otra luz sobre antiguos rituales

70
Durante reciente visita al túnel y a los talleres de conservación, fueron revelados algunos de los hallazgos del tesoro de Teotihuacán. (Foto: especial)

Ciudad de México.- Más de una década después que Sergio Gómez comenzó a excavar un túnel bajo una imponente pirámide mexicana, En una reciente visita al túnel y a los talleres de conservación, donde su equipo de 30 miembros examina el tesoro, Gómez mostró algunos de los hallazgos más espectaculares de la excavación, que hasta ahora no se habían reportado.

De acuerdo con Forbes México, todos ellos son parte de las ofrendas ceremoniales dejadas a lo largo del pasadizo subterráneo de 100 metros de longitud que terminaba en tres cámaras justo debajo del punto medio de la pirámide, que conforman el tesoro de Teotihuacán.

“¿Sí se ve?”, preguntó Gómez, iluminando con la luz de su teléfono móvil una esfera de ámbar tallada y del tamaño de una pelota de tenis que recogió de una mesa del taller. Iluminada, parece lava fundida.

Es la primera vez que un adorno hecho de ámbar aparece en Teotihuacán. Encontrado con una pequeña tapa y un residuo en su interior que será analizado -el arqueólogo especula que puede ser tabaco-, es probable que colgara del cuello de un sacerdotes.

Túnel bajo la pirámide

Caminando por el túnel ahora vacío, Gómez se detiene donde se encontró una gran ofrenda. Describe 17 capas separadas de conchas colocadas meticulosamente por los sacerdotes, una encima de la otra, con los niveles inferiores aplastados.

“Ellos mismos los estaban pisando, al estar colocando más y más objetos encima, ellos pisaron los objetos que habían colocado antes”, relató el experto.

El arqueólogo enfatiza en que su excavación durante doce años del túnel, que se había llenado de barro a lo largo de los siglos, fue tan meticulosa que probablemente se recuperaron trozos de cabello humano e incluso piel.

Parece que las ceremonias en el pasadizo implicaban el ofrecimiento de obsequios a los señores del inframundo y a la deidad principal de la ciudad, el dios de la lluvia.

Se han descubierto varias docenas de frascos negros brillantes casi idénticos esculpidos para parecerse a la imagen del dios.

Entre las ofrendas más ricas se encuentran cientos de objetos hechos del llamado jade imperial, una de las gemas más caras del mundo, que incluyen orejeras, collares y colgantes, uno en forma de cocodrilo.

Tras el hallazgo del tesoro de Teotihuacán fueron desenterradas varios miles de piezas de pirita de hierro relucientes. Importados posiblemente de lugares tan lejanos como Honduras, que incluyen cuentas, discos y hasta la mitad inferior de una taza.

Alrededor de 8,000 objetos de madera (platos, cuencos y más) fueron extraídos también del lugar, así como cráneos y garras de unas tres docenas de especies animales, especialmente depredadores como jaguares y pumas.

Más allá del trabajo de restauración tradicional, el equipo de Gómez también está desarrollando recreaciones digitales tridimensionales de los artefactos tal como habrían aparecido originalmente, para que eventualmente se pueda acceder a ellos en línea.

El descubrimiento final realizado en los últimos días de julio resultó especialmente satisfactorio para el arqueólogo.