Por cambio climático, animales cambian de forma rápidamente

76
La investigación afirma que no está claro cómo o si las compensaciones entre la termorregulación u otras funciones auxiliares, limitan el cambio de forma. (Foto: especial)

Ciudad de México.- Los animales intentan a toda costa adaptarse al cambio climático provocado por la acción humana, al grado de cambiar su morfología a este nuevo entorno.

De acuerdo con un grupo de biólogos, los apéndices de estos seres, como picos y orejas, que ayudan a ciertos animales a regular su temperatura, han cambiado de forma y tamaño rápidamente, informa Expansión.

“Los apéndices tienen un papel importante, pero a menudo infravalorado, en la termorregulación animal como lugares de intercambio de calor”, detalla la investigación publicada en la revista.

Muchos animales ocupan partes de su cuerpo, como picos de aves y orejas de mamíferos, para disipar el exceso de calor corporal. Los investigadores señalan que ésto se explica en la regla de Allen, la cual señala que los animales en climas más cálidos tienen apéndices más grandes para facilitar un intercambio de calor más eficiente.

«Encontramos que existe evidencia generalizada de ‘cambio de forma’ en las endotermas en respuesta al cambio climático y su calentamiento climático asociado», señalan.

Los expertos también apuntan que lo anterior podría dar como resultado la relajación de la selección natural para pequeños apéndices a través de los cuales el calor corporal podría perderse de manera perjudicial en climas fríos.

¿Qué especies cambiarán de forma y por qué?

Si bien mucha evidencia parece indicar que el tamaño de los apéndices está cambiando, existen diferencias en la fuerza de esos cambios y en cómo afectan la función animal. Los cambios pueden limitarse a lo que sea factible dentro de las limitaciones de la historia filogenética (disciplina de la biología evolutiva que se ocupa de comprender las relaciones históricas entre diferentes grupos), la biología del desarrollo y la ecología.

De hecho, un análisis amplio de la evolución de las formas de los picos revela que su forma depende en gran medida de las compensaciones entre varias funciones y comportamientos, que por tanto puede incluir una función termorreguladora.

La investigación afirma que no está claro cómo o si las compensaciones entre la termorregulación u otras funciones auxiliares, limitan el cambio de forma.

Los estudios que cubren contextos filogenéticos más amplios, marcos de tiempo y espacio geográfico aún son raros, pero las tendencias para algunas especies y las causas subyacentes probables son evidentes, de acuerdo con las conclusiones de los biólogos.