Bolsonaro autoriza explotación minera en el Amazonas de Brasil

105
La explotación económica de la Amazonía y el fin de la demarcación de nuevas reservas indígenas fue una de las banderas impulsadas por el líder ultraderechista para llegar al poder. (Foto: especial)

Brasilia, Brasil.- El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, aseguró que su país “corre el riesgo” de quedarse sin potasio debido a la guerra lanzada por Rusia en Ucrania y aseguró que permitir la explotación minera en reservas indígenas de la Amazonía resolverá ese problema.

Según El Economsita, Rusia es uno de los mayores productores y exportadores de fertilizantes del mundo y el principal proveedor de cloruro de potasio a Brasil. Datos de la plataforma Logcomex señalan que en el 2021 Rusia fue el principal proveedor de cloruro de potasio en Brasil en valores, con un monto de 1,400 millones de dólares (el 34 % del total) y el segundo en peso comercializado, con 3,840 toneladas vendidas (29 % del total).

“Con la guerra Rusia-Ucrania, corremos el riesgo de escasez de potasio o que su precio aumente. Nuestra seguridad alimentaria y el agronegocio exigen de nosotros, Ejecutivo y Legislativo, medidas que nos permitan no depender externamente de algo que tenemos en abundancia”, escribió Bolsonaro en sus redes sociales. Según el mandatario, la legislación ambiental, los indígenas y los derechos de explotación en la cuenca del río Madeira, principal afluente del río Amazonas, son “tres problemas” que impiden a la potencia suramericana conseguir su propio potasio.

“Nuestro Proyecto de Ley 191 del 2020, ‘permite la explotación de recursos minerales, hídricos y orgánicos en tierras indígenas’. Una vez aprobado, uno de estos problemas está resuelto. Este proyecto de ley, presentado en el 2020, pretende reglamentar la minería en las reservas indígenas sin que el Congreso discuta previamente si eso es constitucional, lo que llevó al Ministerio Público Federal a considerarlo inconstitucional el año pasado. La Ministra de Agricultura de Brasil, Tereza Cristina, reconoció la semana pasada que el conflicto en Ucrania «preocupa» al gobierno por su posible impacto en el suministro de insumos agrícolas, pero ponderó que Brasil «es un importador de fertilizantes de varios países» y no solo de Rusia.

«Tenemos otras alternativas para sustituir» importaciones, aseguró. «Acabo de volver de Irán, donde hubo una oferta enorme de fertilizantes para Brasil. Tenemos que hacer algunos ajustes. Hay otros países, como Canadá, Marruecos», añadió.

La explotación económica de la Amazonía y el fin de la demarcación de nuevas reservas indígenas fue una de las banderas impulsadas por el líder ultraderechista para llegar al poder. Más del 20% de los fertilizantes que importa provienen de Rusia, que es el principal proveedor de Brasil. El gobierno de Bolsonaro ha flexibilizado las medidas de control y fiscalización de la minería ilegal en la mayor selva tropical del planeta.