DEBATAMOS MICHOACÁN: Las mujeres y niñas

132
En referencia a las mujeres, la ONU han organizado cuatro conferencias mundiales sobre la mujer. (Imagen: especial)

Un  breve recorrido por las diferentes Conferencias Mundiales de la Mujer y la CEDAW del Sistema Universal de los DDHH, nos interpela en la realidad actual, porque la existencia de un importante marco jurídico, de estructuras operativas y del diseño de políticas públicas, pese a ello,  continuamos hablando de violencia, opresión, exclusión, discriminación, desigualdad, e injusticia social contra la mujer; qué estamos haciendo mal como sociedad y como entidades públicas para que las mujeres no puedan vivir una vida libre de violencia. Acompáñame a realizar este recorrido.

Tras la Segunda Guerra Mundial, con la firma de la Carta de Naciones Unidad se funda en 1945, la Organización de Naciones Unidas (ONU); sus propósitos: mantener la paz, la seguridad internacional y el desarrollo, a través del respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales.

En 1948, se firma la Declaración Universal de los Derechos Humanos, de ahí el nombre del Sistema Universal; la declaración constituye una base mínima de los derechos para las personas y sus libertades, que les permita acceder a los derechos humanos cuyos fines serán universales, interdependientes, progresivos e indivisibles, cuyo propósito será atender la dignidad humana.

Posteriormente en los años sesenta del siglo XX, se aprueban por parte de la Asamblea de la ONU dos Pactos Internacionales, que corresponden a la visión de las posiciones económicas prevalecientes en el Mundo, la posición socialistas y capitalista, denominada por varias décadas la llamada “Guerra Fría”, de esta manera se aprobaron el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos (la individualidad, la libre empresa), así como el Pacto Internacional de los Derechos Económicos, Sociales, Culturales y del Medio Ambiente (la sociedad, la planificación) en ambos sus protocolos de actuación.

Posteriormente se han creado diversos instrumentos jurídicos: convenciones, tratados, acuerdos y otros, cuyos propósitos fueron en su momento atender a los diversos grupos en condición de vulnerabilidad que no fueron considerados y que requerían de medias de nivelación para lograr la igualdad, la libertad, y en general su dignidad humana. Dichos grupos sociales fueron las mujeres, la niñez, las personas de color negro y la racialidad, entre otros; el último instrumento jurídico del aprobado en el siglo XXI fue la Convención de los derechos de las personas con discapacidad.

En referencia a las mujeres, la ONU han organizado cuatro conferencias mundiales sobre la mujer, que se celebraron en: Ciudad de México (1975), se conmemoraba el año Internación de la Mujer, y se organizó en dicho evento la Conferencia Mundial del Año Internacional de la Mujer, en el que se acordó impulsar acciones para el empleo, la salud y la educación como ejes fundamentales para el desarrollo de la mujer en la comunidad;

Copenhague (1980), se llevó a cabo la Conferencia Mundial del Decenio de las Naciones Unidas por la Mujer, tuvo dos propósitos revisar los avances de la Conferencia Mundial de 1975 sobre la salud, la educación y el empleo de las mujeres y adoptar medidas nacionales firmes para la apropiación y el control de la propiedad por parte de las mujeres, así como a introducir mejoras en el ámbito de la protección de los derechos de herencia, de custodia de los hijos y de nacionalidad de la mujer.

Nairobi (1985), se llevó a cabo la Conferencia Mundial para el examen y la evaluación de los logros del decenio de la Naciones Unidas por la Mujer. En dicho evento, los gobiernos adoptaron las Estrategias de Nairobi orientadas hacia el futuro para el adelanto de mujer, que definían las medidas que deberían adoptarse para lograr la igualdad de género a nivel nacional y promover la participación de las mujeres en las iniciativas de paz y desarrollo.

Beijing (1995), a ésta última siguió una serie de exámenes quinquenales que se desarrollaron en 2000, 2005, 2010, 2015, 2020. En Beijing se llevó a cabo la cuarta Conferencia, en donde se aprueba por unanimidad la Declaración y Plataforma de Acción.

Dicho Plataforma incluirá la diversidad de las mujeres; las labores de las mujeres para la visibilidad y el reconocimiento de su trabajo en el movimiento feminista; los derechos de las mujeres son derechos humanos y deben existir los mecanismos para su participación en condición de igualdad en todas las esferas sociales para alcanzar la igualdad, el desarrollo y la paz; se habla acerca de atender a mujeres y niñas, además de atender la violencia de todas ellas, mujeres y niñas.  

A su vez, la Plataforma de Acción de Beijing marcó los siguientes objetivos estratégicos: 1. La mujer y la pobreza. 2. Educación y capacitación de la mujer. 3. La mujer y la salud. 4. La violencia contra la mujer. 5. La mujer y los conflictos armados. 6. La mujer y la economía. 7. La mujer en el ejercicio del poder y la adopción de decisiones. 8. Mecanismos institucionales para el adelanto de la mujer. 9. Los derechos humanos de la mujer. 10. La mujer y los medios de comunicación y difusión. 11. La mujer y el medio ambiente. 12. La niña.

Por otro parte, durante finales del siglo XX, es decir en 1979, se aprueba en la ONU, la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación de la Mujer (CEDAW), la cual es considerada como una la Carta Internacional de los Derechos de las Mujeres.

El mandato de la CEDAW a los países es impulsar la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas, por lo que los Estados Parte deben incorporar la perspectiva de género en todas sus estructuras operativas, desarrollo de políticas públicas y sus acciones o actividades deben tener como propósito garantizar la igualdad de trato, es decir, que no exista discriminación de la mujer, así como mejorar la situación que viven las  mujeres y que es invisible, promoviendo para ello, la igualdad sustantiva.

La respuesta no es simple, porque tienen que ver con los fundamentos del actual modelo económico, la globalización, el mercado y el patriarcado, para poder actuar se requiere de accionar sobre estas posiciones, situación difícil de atender si es que no se generan condiciones de transmodernidad, es decir transitar a otra sociedad que modifique prácticas de consumo e intersubjetivación, así como impulsar la epistemología del transfeminismo para deconstruir el género y alcanzar igualdad entre hombres y mujeres.