Datos del 5 de mayo y la Batalla de Puebla que debes saber

146
Mientras se libraba la batalla, desde la capital de la República se seguía la batalla por medio de telegramas. (Foto: especial)

Ciudad de México.- Este 5 de mayo se conmemora un aniversario más de la Batalla de Puebla, una de las gestas más relevantes en la historia de México en la que el ejército nacional venció al francés, el más poderoso del mundo en el siglo XIX .

Fue así que hace 160 años el ejército francés fue derrotado por un grupo de soldados mexicanos al mando del general Ignacio Zaragoza, informa Expansión.

Para conmemorar esta fecha histórica, te contamos algunos datos curiosos de la gesta heróica.

1. El origen de la Batalla de Puebla

El 5 de mayo de 1862, el Ejército mexicano, bajo el mando del general Ignacio Zaragoza, se enfrentó a las tropas francesas, que había enviado el emperador Napoleón III, como una forma de cobrar por la suspensión de pagos de la deuda externa del gobierno mexicano a la nación europea.

La intervención francesa tuvo sus antecedentes en la Guerra de Reforma, conflicto entre liberales y conservadores que dejó en bancarrota a México y orilló al presidente Benito Juárez a suspender los pagos por deuda externa. Tal situación ocasionó el descontento de Reino Unido, Francia y España, países afectados y que en alianza pactaron presionar a México.

2. Un triunfo inesperado

La Batalla de Puebla se convirtió así en un símbolo de los principios de no intervención y autodeterminación de nuestro país, considerada como un combate por la defensa de la soberanía y de la dignidad del pueblo de México.

En la Batalla del 5 de mayo el mando francés concentró su esfuerzo en el Fuerte de Guadalupe, por lo que lanzó un primer embate a este punto. A pesar de la superioridad en armamento de las fuerzas francesas de Lorencez, y el apoyo de militares del bando conservador mexicano, estos fueron detenidas por las tropas nacionales. El ataque francés hacia el Fuerte de Guadalupe se repitió dos veces más, sin embargo, los soldados mexicanos lograron rechazarlos en ambas ocasiones y provocar con ello la retirada francesa.

El ejército mexicano contaba apenas con 2,000 hombres, entre los que había unos pocos soldados y una gran cantidad de indígenas y guerreros de ascendencia mixta, dispuestos a dar todo por su suelo y que hicieron frente al ejército francés que bajo el mando de Charles Ferdinand Latrille, desembarcó en Veracruz para luego atacar la ciudad de Puebla, con nada menos que con 6,000 tropas francesas.

El saldo fue de más de 500 bajas en las líneas francesas contra apenas unas 100 en las mexicanas.

Ese 5 de mayo, las tropas mexicanas no solo tuvieron que luchar con el ejército francés, sino también contra las de Leonardo Márquez, un militar mexicano también conocido como el «Tigre de Tacubaya», que estaba a favor de la invasión francesa.

3. Los tres Juanes de la Sierra Norte de Puebla

Los tres Juanes de la Sierra Norte de Puebla es un apelativo con el que se refiere a Juan Nepomuceno Méndez, Juan Crisóstomo Bonilla, y Juan Francisco Lucas, destacados poblanos de la Sierra Norte que, por coincidencia, tenían el común denominador de llevar el nombre de “Juan” y que participaron en la Batalla de Puebla, al frente del 6to. Batallón de la Sierra Norte.

Hace apenas uno días, los senadores Ricardo Monreal Ávila y Alejandro Armenta Mier develaron el busto en homenaje a los generales beneméritos, conocidos como “Los Tres Juanes de la Sierra Norte”.

4. ¿Por qué se celebra tanto el 5 de mayo en Estados Unidos?

Si te has preguntado por qué el 5 de mayo es una de las festividades más populares entre los estadounidenses, te contamos que esto se debe a que cinco años después de la Batalla de Puebla, el 5de mayo de 1867, un grupo de mexicanos celebró esa victoria en Texas, que fue el lugar donde nació Ignacio Zaragoza en 1829, 16 años antes que Texas fuera anexado como parte de Estados Unidos.

A partir de entonces, la celebración popular se volvió un símbolo para los mexicanos que vivían opresión de parte de invasores o gobiernos extranjeros, y ganó arraigo entre quienes vivían en los estados que pertenecieron a México.

Después, otros latinos comenzaron a celebrar el cinco de mayo y se volvió muy popular y fue así que en 1930, el consulado mexicano en Los Ángeles realizó una celebración de esta fecha, lo cual le dio carácter oficial, lo cual unió a los mexicanos que ya vivían allí y a los nuevos migrantes que iban llegando a EU.

Desde entonces, el cinco de mayo se ha vuelto una fiesta cultural que celebra tanto a mexicanos como a latinos en EU, lo que ha hecho que sea una fecha incluso más importante que el Día de la Independencia.

Los estadounidenses celebran el 5 de Mayo con platos mexicanos como el mole y el pozole y bebidas como las margaritas.

Algunos de los mayores festivales se celebran en Los Ángeles, Chicago y Houston, en donde se realizan desfiles, fiestas, música de mariachis y bailes folclóricos mexicanos.

5. «Las armas del Supremo Gobierno se han cubierto de gloria»

En la Batalla de Puebla, los telegramas jugaron un importante papel y es que durante toda la justa, el presidente Benito Juárez estuvo informado de la situación a través de este tipo de mensajes, -servicio que había sido instalado en México desde 1851-.

Mientras se libraba la batalla, desde la capital de la República se seguía la batalla por medio de telegramas, en donde recibieron el comunicado que desde las 9:30 se veían las tropas enemigas y hasta mediodía continuaba el ataque con cañones de ambas partes.

Pero a las 5:49 de la tarde se recibió otro parte, dirigido a Miguel Blanco Múzquiz, ministro de Guerra, el cual causó tranquilidad, pues fue así que se recibió con júbilo el aviso del retiro del ejército francés:

“… Las armas del Supremo Gobierno se han cubierto de gloria: el enemigo ha hecho esfuerzos supremos por apoderarse del Cerro de Guadalupe, que atacó por el oriente de izquierda y derecha durante tres horas: fue rechazado tres veces en completa dispersión y en estos momentos está formado en batalla, fuerte de más de 4,000 hombres, frente al cerro de Guadalupe, fuera de tiro. No lo bato, como desearía, porque el Gobierno sabe (que) no tengo para ello fuerza bastante. Calculo la pérdida del enemigo, que llegó hasta los fosos de Guadalupe en su ataque, en 600 o 700 entre muertos y heridos; 400 habremos tenido nosotros.

Sírvase vd. dar cuenta de este parte al C. Presidente.— I. Zaragoza».