Home Deportes Héctor Herrera terminó su aventura por Europa

Héctor Herrera terminó su aventura por Europa

Durante tres temporadas con los “colchoneros”, Herrera disputó 78 partidos, con un saldo de un gol y cuatro asistencias. En cuanto a títulos ganó la liga española en el 2021. (Foto: especial)

Ciudad de México.- Luego de nueve temporadas al más alto nivel, Héctor Herrera decidió ponerle fin a su aventura en el futbol europeo. A sus 32 años, el mediocampista jugará en el Houston Dynamo de la MLS, un paso que, más allá de los cuestionamientos, no borra el legado que construyó en el Viejo Continente. El nacido en Rosarito fue campeón en Portugal, en España, y se va como el mexicano con más minutos en la historia UEFA Champions League, un honor reservado para pocos. La sensación es de misión cumplida.

Según Esto en línea, poseedor de una técnica individual envidiable, Héctor Herrera llamó pronto la atención de los cazadores de talento de los clubes europeos. Con la cadencia para manejar el mediocampo como su mejor virtud, fue el Porto quien apostó por él en el verano del 2013. El volante ya era todo un consolidado en el Pachuca, es decir, estaba listo para buscar el éxito a nivel internacional.

Su carrera en Portugal fue prolífica, apenas tardó unos partidos en adaptarse. Una vez que se ganó la confianza del técnico Paulo Fonseca no hubo quien lo sentara, ni siquiera los posteriores cambios de estratega. Las estadísticas en su etapa con el Porto retratan a la perfección su regularidad, aunque tal vez son las cosas abstractas las que lo convirtieron en todo un ídolo de los aficionados.

Héctor Herrera estuvo seis campañas con los “Dragones”, en las cuales disputó un total de 245 partidos. El saldo final fue de 35 goles y 35 asistencias, en un equilibrio que denota su injerencia en esa zona del campo tan decisiva. En las vitrinas personales, el mediocampista ganó la Supercopa de Portugal en su primer año, posteriormente, en el 2018 fue campeón de Liga y una vez más de la Supercopa.

Lejos de los números Herrera dejó una imagen de líder dentro del equipo. Su jerarquía no sólo involucró lo futbolístico, sino también lo anímico. El mexicano llegó a portar el gafete de capitán, un honor que se ganó gracias al respeto que le profesaban los compañeros. Dentro de la cancha el bajacaliforniano dejó pinceladas importantes, una de las que más se recuerda es el gol que le marcó al Benfica, en el clásico de Portugal, cuando remató desde los linderos de área y la clavó en el ángulo, ante la atenta mirada de los hinchas rivales. El tanto fue elegido como el mejor del 2018.

Salir de la versión móvil