Clima de persecución contra morenistas, advierte Ana Lilia Guillén

La dirigente refiere varios incidentes contra quienes apoyan a su postulación, presuntamente de parte de la administración estatal

169
Ana Lilia Guillén Quiroz llama al gobernador a respetar la disidencia entre morenistas. | Fotografía: Prensa Morena

Morelia, Mich.- La dirigente del Comité Ejecutivo Estatal de Morena, Ana Lilia Guillén Quiroz, advirtió que sería preocupante que se diera un clima de persecución política en contra de morenistas afines a su figura.

La dirigencia de Morena se encuentra en disputa, cabe señalar, por Giuliana Bugarini, quien aduce que ella es la dirigente, tras su designación en octubre pasado por Mario Delgado, dirigente nacional morenista, y que contó con el aval del gobernador Alfredo Ramírez Bedolla.

En su conferencia de prensa de este lunes, Guillén Quiroz, quien fue designada presidenta en abril pasado y desde entonces ha denunciado los presuntos intentos desde el gobierno estatal para fortalecer a Bugarini, expresó su confianza en que Ramírez Bedolla, “no haya ordenado emprender una persecución política contra quienes desde el instituto político que lo llevó al Solio de Ocampo, se oponen a sus designios de conformar un partido de estado”, señala un comunicado de su área de prensa.

Refirió que “un consejero estatal a fin al nuevo comité, fue detenido y encarcelado junto a otras tres personas, sin una razón aparente, toda vez que quien conducía la unidad y su copiloto eran conductores designados, luego de que todos acudieron a una reunión de amigos”.

Un día después de ese hecho, agregó, “también se despidió de una dependencia gubernamental a un familiar de otro consejero que ha manifestado su apoyo a esta presidencia”.

Una semana antes, “tres elementos de la Policía Ministerial fuertemente armados acosaron frente a su domicilio a otro miembro del Comité Ejecutivo Estatal, a quien le pidieron licencia, tarjeta de circulación de su auto y al final le advirtieron amenazantes: ´esto es un apercibimiento´, para luego marcharse”, se indica en la información.

Los hechos señalados, dijo, “despiertan suspicacias por la casualidad implícita. ´No queremos pensar´ que hay una persecución política, ´sería volver a lo que vivimos hace 35 años que se daban ese tipo de cosas de manera cotidiana´, pero con otros regímenes”.

Guillén Quiroz, llamó al mandatario “para que se frene el acoso, por que percibimos que ´más que un compromiso con la seguridad´, se busca amedrentar a gente muy cercana al consejo que le llevó a la presidencia del CEE morenista”.

Reiteró que “Alfredo (Ramírez) no lo percibe, pero hay gente muy cercana que está interesada en dañarlo…”.