Arrancan las campañas presidenciales para 2024

82
Morena llevó a cabo un mitin multitudinario, en el cual asistieron todos los gobernadores de Morena y los precandidatos a la presidencia para el 2024. (Foto: especial)

El 5 de junio se llevaron a cabo elecciones en 6 estados del país:  Aguascalientes, Hidalgo, Durango, Oaxaca, Quintana Roo y Tamaulipas. Morena se llevó el triunfo en 4 de los 6 estados y la coalición “Va por México” PRI, PAN, PRD, ganó en Durango y Aguascalientes. El presidente López Obrador se dio por bien servido y felicitó a los electores de los seis estados donde triunfó Morena. Su dirigente Mario Delgado  estaba seguro de arrasar en los seis estados, incluso al final de la contienda declaró que impugnaría la elección en Durango y Aguascalientes, finalmente desistió. Ello nos indica que aun está viva la Coalición PRI, PAN, PRD. En el caso de Durango el gobernador saliente José Rosas Aispuro del PAN mucho tuvo que ver en el triunfo, aunque también la campaña y el carisma del candidato Esteban Villegas contribuyó a dicho triunfo, por lo que se refiere a Aguascalientes un estado priista por tradición se impuso con la candidata Tere Jiménez. Con estos 4 triunfos se suman 22 estados a favor de Morena en el país. Ello pavimenta el camino para el 2024, de acuerdo a las intenciones de López Obrador.

Posteriormente en el Teatro Morelos de la ciudad de Toluca, Morena llevó a cabo un mitin multitudinario, en el cual asistieron todos los gobernadores de Morena y los precandidatos a la presidencia para el 2024 “Las corcholatas de López Obrador” Claudia Sheinbaum, Marcelo Ebrard, Adán Augusto López, quien faltó por causas bien conocidas, el presidente de Morena en el senado Ricardo Monreal.

López Obrador ha señalado en varias ocasiones que, no habrá dedazo como acostumbraba el PRI en el pasado, quien decidirá quién será el candidato o candidata a la presidencia para el 2024, será el pueblo a través de una encuesta, mecanismo fallido en muchas ocasiones y criticado por Monreal, aduciendo que es un  evento de precampaña  fuera de la ley. En este evento todos los precandidatos tomaron la palabra expresando como estrategia simbólica la unidad para el triunfo del Estado de México y Coahuila, que son los estados clave rumbo al 2024.

Los analistas opinan que a pesar de que el Estado de México es un bastión históricamente del PRI, existen migas muy visibles del gobernador Alfredo del Mazo con López Obrador y en Coahuila el gobernador Miguel Riquelme Solís del PRI, peleará por mantener los colores de este partido.

López Obrador y su partido hegemónico Morena ya se encuentra pues en plena campaña electoral para el 2024, de ahí que trabaja a marchas forzadas para terminar con sus proyectos anunciados desde el inicio de su gestión: El tren Maya, la Refinería en Dos Bocas, Tabasco, el ferrocarril transístmico, proyectos todos muy cuestionados por su inviabilidad según los expertos y las comunidades de las regiones. Lo que le da certeza en la continuidad de sus proyectos es la construcción exitosa según el del aeropuerto Felipe Ángeles.

De lo que no se sabe hasta ahora, es si Movimiento Ciudadano se integrará a la alianza PRI, PAN, PRD o  ira solo con sus candidatos, el gobernador de Jalisco Enrique Alfaro Ramírez, el alcalde de Monterey Luis Donaldo Colosio u otro que pueda resultar en su momento de las filas de Movimiento Ciudadano. El inconveniente de este partido es la caída del PRI con el desprestigio de su dirigente Alejandro Moreno “Alito” por sus frecuentes videos de enriquecimiento ilícito cuando fue gobernador de Campeche.

Volviendo a lasa “corcholatas” de López Obrador, no serán las encuestas las que definan al candidato presidencial, sino será el quien decida por el candidato que le sea más leal en la continuidad de la Cuarta Transformación.

En fin esto lo sabremos en su momento, por lo pronto los precandidatos ya andan en precampaña y siguen como funcionarios, deberían de renunciar a sus funciones,  esto lo debería de sancionar el INE como lo hizo en Guerrero y Michoacán, pero como andan las cosas con López Obrador le es muy difícil  a Lorenzo Córdova.