Ciudadanos, en contra de instalar parquímetros en el Centro Histórico

Consideran que más estacionamientos públicos y con tarifas menores a las vigentes podrían ser la vía para captar ingresos

139
Ciudadanos dudan de la eficacia de los parquímetros y lo ven como una medida más para gravar el uso del espacio público. | Fotografía: Pixabay

Morelia, Mich.- La posibilidad de que se instalen parquímetros en el primer cuadro de la ciudad, fue rechazada por ciudadanos consultados por Cambio de Michoacán.

Consultados en varios puntos del primer cuadro de la ciudad, opinaron que la medida se sumaría a otras que buscan “recargar” impuestos o multas a los conductores de vehículos, además de las que se imponen por el cobro “por arrastre”, cuando los vehículos son trasladados a un corralón, y que se carga al bolsillo del propietario.

La instalación de parquímetros en el primer cuadro moreliano, fue traída a cuento por el propio alcalde, Alfonso Martínez Alcázar, quien aludió a éstos como una vía de captación de recursos. Durante su participación en el foro sobre Vialidad y Movilidad, el pasado 14 de julio. “Sé que hay resistencia, pero no existe ciudad moderna que no los tenga”, dijo al plantear que “se tiene que revisar el tema”; destacó la ocupación de cajones hasta por ocho horas en la zona céntrica moreliana, “cuando ese espacio lo pudieron utilizar muchos automóviles, reactivando la economía”, según el funcionario.

Pocos y caros, los lugares para estacionarse

En las tarifas vigentes de los estacionamientos ubicados en el primer cuadro, la misma va de 16 a 18 pesos por hora, con una cuota por mes de mil 300 a mil 800 pesos. Cantidad difícil de pagar no solo para los ciudadanos, sino para los comerciantes ubicados en el área y que tienen que buscar dónde estacionar sus vehículos ante una cada vez mayor disputa por los cajones disponibles, como destaca Alejandra Ruiz, responsable de una agencia de viajes sobre la calle Melchor Ocampo.

Aunque no conoce si en realidad en otras partes funcionen los parquímetros –“habría que ver qué tarifas son”-, dice que lo que se puede pensar de inicio es que es otra medida del Ayuntamiento para gravar al conductor, quien enfrenta cada vez más restricciones para estacionarse en el centro y que orilla a que ya tengan que pagar espacios al costo señalado o bien, entrar a la disputa, muy temprano, por los pocos espacios disponibles y que ubica sobre la calle de Guillermo Prieto.

En la mayoría de las calles del Centro Histórico donde se instalan los comercios, señala, ya no les está permitido estacionarse, cada vez aumenta más la restricción que puede verse con las franjas amarillas. “Sábados y domingos ya se puede por todo Melchor Ocampo, apenas lo están permitiendo, yo creo que por tantas quejas”, dice. “Si no se puede en la tarde o en el día dejar los carros, yo digo que a partir de las siete o las ocho de la noche, ya podemos, eso hacíamos, que a partir de las ocho ya corríamos todos por nuestros carros para traerlos, pero ahora es hasta después de las diez o de las once de la noche, cuando ya no te multan por estacionarte”, señala.

Destaca que en el caso de los comerciantes de la zona, “no tenemos con qué pagar, no tenemos un salario fijo, ¿cómo vamos a pagar mil 300 pesos”, dice sobre las cuotas mensuales de los estacionamientos privados que operan en la zona. “Si fuera una tarifa cómoda, tal vez la mitad de lo que cobran los estacionamientos, uno lo puede dejar hasta dos o tres horas”, dice sobre los parquímetros y su posible cuota.

Más estacionamientos y a bajo costo, proponen

“Se perdería un poco de turismo, porque ya todos cobrarían”, señala desde una banca de la Plaza de Armas un ciudadano, en referencia a las multas por estacionarse en lugares prohibidos en el Centro Histórico o las cuotas de los estacionamientos. “A la mejor”, dice ante la pregunta sobre si considera que es una medida viable para captar ingresos.

Otro es el caso de Jesús Pérez Pérez y José Luis Tinoco, quienes nada evasivos expresan su rechazo a la medida. “Dinero, dinero y más dinero”, dice uno de ellos, es lo que quieren con la medida las autoridades del municipio.

La solución, ataja otro, “es que haya más estacionamientos y que les bajen el costo, solo así podría haber una verdadera captación de ingresos. Mucha gente ya no viene al centro porque no hay donde estacionarse”. Se queja: “Las patrullas pueden estacionarse donde ellos quieren, la Guardia Nacional, igual, cada quien se para donde quiere, pero llega un particular y no se diga. Me ha tocado ver gente que no es de aquí, que ya se llevaron su carro con la grúa; y ahí hay complicidad entre la grúa y los de Tránsito. Ahí hay anarquía”, apunta, sin dejar de referir que en esos casos, los afectados en su mayoría tienen que pagar hasta 9 mil pesos por el “arrastre” de los vehículos a los corralones.

“¿De qué se trata?”, cuestiona desde el cruce de las avenidas Madero y Morelos.

A su lado, el amigo con el que conversaba antes de que llegara el reportero, dice que “este señor presidente municipal nada más llegó para agarrar; el error más grande de los morelianos fue votar por él”, apuntala sin remilgos.

“Para mí, no; se lo echan ellos a la bolsa”, dice ante la pregunta de si está de acuerdo en los parquímetros y si cree que sean una buena medida para recaudar ingresos al municipio.