Magnífica oportunidad

133
Elección interna de Morena el pasado 30 de julio. (Foto: ACG)

El fin de semana pasado 30 y 31 de agosto, el partido MORENA, llevó a cabo un proceso interno para elegir  a 3 mil  representantes o coordinadores distritales, 5 mujeres y 5 hombres en cada uno de los, 300 distritos electorales, los cuales  actuaran como consejeros estatales y a la vez, como congresistas estatales y nacionales, para elegir consejos estatales y estos elegirán Comités Ejecutivos Estatales el 6 y 7 de agosto, y también serán delegados al III Congreso Nacional a realizarse los días 17 y 18 de septiembre, para elegir, a los nuevos integrantes del Comité Ejecutivo Nacional.

Estas votaciones distritales, es un termómetro político, para saber el grado de aceptación que tiene el Presidente; las administraciones publicas de MORENA en los diferentes niveles de gobierno; la fuerza política de cada uno de los presidenciables y servirá de referente, para empezar a reorganizar la estructura del partido, con miras a los procesos político-electorales del próximo año en Coahuila y en el Estado de México y posteriormente para la presidencia de la República en 2024.

Los candidatos a coordinadores distritales, supuestamente  fueron seleccionados en forma  democrática, pero, resulta que son las mismas personas que forman parte de los grupos locales, estatales y nacionales, que se han estado aprovechando de la marca  MORENA, simulando lealtad incondicional a su fundador y a su proyecto de Transformación de la Vida Nacional, pero, que en realidad, llegado el momento que no les cumplan sus caprichos y pretensiones o que éste movimiento social empiece a perder presencia política, como le sucedió a sus partidos de origen, ni tardos ni perezosos  buscaran reacomodo en otros espacios, para seguir acumulando poder político y económico, sin importarles principios, doctrina, programa, mucho menos ética y moral. Esas persona, han ostentado el poder por décadas, dejando como resultados, una violencia sin precedentes, con miles de muertos y desaparecidos; feminicidios a lo largo y ancho del país, millones  de mexicanos viviendo en la pobreza y en la miseria: el campo abandonado; la inflación más alta desde hace 21 años; un Sistema de Salud, colapsado; el Sistema Educativo Nacional a la deriva, con un retraso educativo de dos ciclos escolares y una reducción del coeficiente intelectual de las niñas, niños, adolescentes en proceso de formación educativa; una intensa corrupción que escurre por todas las oficinas de las administraciones públicas; aplicación selectiva de la ley; trabajadores de la educación percibiendo salarios de hambre; jubilados y pensionados condenados a morir en la miseria, entre otros males que sufre la población por la ineptitud de los malos gobiernos.

Regidore, presidentes municipales, diputados locales y federales, senadores, gobernadores, dirigentes de MORENA, funcionarios de las diferentes administraciones públicas, propusieron algunos candidatos y se postularon ellos mismos, con el fin de asegurar, su participación a un cargo de representación popular. Situación que provocó que la contienda fuera tensa, ya que solo estaban en juego 10 lugares en cada distrito electoral y además descontando los espacios reservados para los altos mandos morenistas, haciendo más intensa la jornada al disminuir posibilidades de participación. Por lo que hubo de todo como en botica, los días de la elección.   

Con la voracidad de una fiera herida, que disputa un pedazo de su presa, se peleó palmo a palmo, cada uno de los votos emitidos. En un momento dado, en la mayoría de los centros de votaciones, de un momento a otro, empezaron a zumbar por los aires, trompadas, cachetadas, golpes, puntapiés, batazos, pedradas, sillazos, empujones, amenazas de eliminarlos de los padrones de bienestar , mentadas, acarreos , robo de urnas, destrucción de urnas y casilla, quemas de boletas, canibalismo político, chantajes, desprecio por los semejante,  en fin, todas las practicas habidas y por haber que durante décadas fueron empleadas por el tricolor, para mantener el poder. Todos querían imponer a sus candidatos a como diera lugar, lo malo es que con ese propósito, utilizaron dinero del pueblo, el cual, posiblemente obtienen de rasurar los padrones de los programas de bienestar; del 10% que reciben de los proveedores y de los contratista de las obras públicas; de los “ahorros” logrados en los ejercicio fiscales, al no ejercer la totalidad del gasto corriente autorizado, remanente que no se reintegra a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, para evitar que en los ejercicios presupuestales siguiente, no les reduzcan los techos financieros, sólo que, al final de la jornada, nadie sabe nadie supo, donde quedó dicho remanente..

Si los lideres de la oposición, utilizaran un poquito más de su frente, aprovecharían la oportunidad de oro, que se les presentará próximamente, al iniciar los procesos políticos-electorales, para las gubernaturas de Coahuila y del Estado de México y posteriormente, para la Presidencia de la Republica. Para ello, deberán despojarse de ambiciones personales y de grupos, así como de prejuicio político, para que puedan nominar como candidatos a personas jóvenes; frescas mentalmente; con preparación académica; con capacidad de liderazgo; honestidad y moral probada; vocación de servicio al prójimo; compromiso social; prueba antidopaje, pero, sobre todo, que no hayan hecho de la política una forma de vida.

Esa sencilla, pero compleja decisión, aseguraría el triunfo sin discusión, por dos razones: los candidatos de MORENA son propuestas desgastadas, vulnerables a todo tipo de cuestionamiento, sólo es cuestión de señalar aquellos de mayor impacto social. Por otra parte, los que no resulten palomeados, van a buscar reacomodo en otros partidos, empezándose a pulverizar la fuerza de MORENA, que seguramente se agudizará cuando, Monreal y Marcelo, queden fuera de la jugada, el primero sólo quedara registrado como un referente en la historia política nacional, se perderá en el tiempo, no tiene ninguna posibilidad en MORENA y él lo sabe bien, pero, tiene su corazoncito y le hace la lucha, lo cual es válido y admirable. En cambio, Marcelo, tiene asegurado un espacio en cualquier otro partido, aparentemente insignificante, pero, que puede ir creciendo en la medida que vaya, convenciendo, con sus propuestas.

De acuerdo con los resultados de la reciente votación interna y de no suceder nada extraordinario, MORENA, tiene la posibilidad de obtener 25 millones de votos. Si llegan a participar 60 millones de votantes, quedarían en disputa 35 millones de estos, pero, si, además, participan dos o tres fórmulas, entonces, MORENA, tendría el triunfo asegurado. Una buena opción, podría ser un político, con experiencia y madurez como Marcelo “, aun cuando nunca me contestó mi solicitud de beca, hasta se podría irse acuñando el slogan “CON MARCELO SIN RECELO”.  De no actuar con inteligencia, la oposición, sólo gastará inútilmente dinero del pueblo en las próximas campañas y además, validará el triunfo de los mismos, bajo que se apropiaron de MORENA. Además, se corre el riesgo de vivir bajo una dictadura disfrazada de democracia.

Todos podemos hacer que las cosas cambien o todos seremos culpables de que no cambien. “El que quiera ser águila que vuele, el que quiera ser gusano que se arrastre, pero que no grite cuando lo pisen” (General Emiliano Zapata Salazar, 1879-1919).