Ambientalistas cuestionan supuesto logro de cinturón verde alrededor de Morelia

Coinciden en que este apenas es un inicio y señalan las irregularidades históricamente en el manejo de programas de áreas naturales protegidas

El Cerro del Águila, recientemente decretado zona de reserva. | Fotografía: Prensa Secretaría del Medio Ambiente

Morelia, Mich.- Frente al anuncio celebratorio hecho por autoridades del estado de Michoacán, en torno a que ya existe un cinturón verde alrededor de Morelia, Moctezuma Madrigal, vocero del Movimiento Ciudadano en Defensa de la Loma de Santa María (Mcdl), así como Vicente Estrada, presidente del Consejo Estatal de Ecología (Coeeco), cuestionaron que se trate de un logro ya consumado y, en cambio, aseguran que el trabajo apenas está por iniciar.

El pasado Día Mundial del Medio Ambiente (5 de junio), la secretaría estatal en la materia anunció que con las recientes declaratorias como Área Natural Protegida (ANP) de un polígono en el cerro del Águila, otro en el cerro del Quinceo y otro en el de la Nieve —éste último Área Voluntaria para la Conservación (AVC)—, Morelia cierre un cinturón de 20 mil 544 hectáreas protegidas alrededor de la ciudad por los cuatro puntos.

Frente al boletín, Moctezuma Madrigal, del Mcddl, tiene una postura muy crítica, ya que para él esto representa un “lavado de cara” de “gobiernos seudoambientalistas”. Se trataría, en su opinión, de un documento que atestigua la incongruencia de parte de los gobiernos estatal y municipal.

Refiere específicamente al hecho de que el 19 de mayo del presente se firmó un convenio entre el gobierno del estado e instancias privadas para proteger la loma de Santa María, entre ellas, la Universidad Vasco de Quiroga (“que en 2014 hizo una declaración pública para que se construyera el Ramal Camelinas y se destruyera la loma”), y el grupo empresarial Altozano (“uno de sus mayores devastadores”).

Por otro lado, Moctezuma Madrigal, opina que el alcalde de Morelia, Alfonso Martínez, es el principal impulsor de la devastación de la loma: “Él mismo permitió la subdivisión del territorio para un proyecto de fraccionamiento, que sólo se detuvo gracias a denuncias ciudadanas”.

“Tenemos memoria”, advierte, “sabemos quiénes son, sabemos lo que han hecho y lo tenemos documertado”.

“Apenas es el inicio”

Desde la presidencia del Coeeco, Vicente Estrada cree que “el esfuerzo que está haciendo el gobierno del estado por declarar áreas protegidas es algo que hay que reconocerle, no es cuestión de satanizar todo lo que hacen”.

Sin embargo, las presiones que están sobre los bosques (tala inmoderada, privatización del agua, intereses inmobiliarios o de cultivos no sustentables) no desaparecen con estas declaratorias, según autoridades: “¡Ahora hay que empezar a trabajar!”, convoca.
 
Enlista cuatro puntos pendientes que siguen a este decreto: un programa de manejo de las ANP o AVC, etiquetar recursos para darle seguimiento, consensar las actividades del programa con las comunidades respectivas y constituir un consejo de administración y vigilancia.

El principal reto, en su opinión, es lograr la concurrencia de las comunidades, materia en la que ve las grandes carencias del gobierno de Alfonso Martínez, que hasta al momento, en su criterio, ha tenido un papel de “invitado de palo”, ya que no ha anunciado cómo va a intervenir o cómo va a promover esa participación: “Simplemente están festejando algo en lo que todavía no tiene ninguna propuesta”, sentencia.

El llamado cinturón verde, dicen las autoridades, representan el 15.37 por ciento del territorio moreliano y servirán para frenar que intereses económicos o de otra índole acaben con los ecosistemas que sostienen Morelia.