La ASF y la rectora deben investigar y denunciar desfalco financiero de Cárdenas Navarro: SUEUM

El anterior rector heredó 200 plazas de manera irregular con un presunto costo anual de 200 millones de pesos, según dirigente.

Movilizaciones de empleados de la Universidad Michoacana, para exigir a la Rectoría el pago de prestaciones. La imagen corresponde a manifestaciones de finales del 2019.

Morelia, Mich.- La Auditoría Superior de la Federación debe intervenir y resarcir el presunto daño financiero contra la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) generado durante el rectorado de Raúl Cárdenas Navarro que otorgó 200 plazas de manera irregular, sostuvo el dirigente del Sindicato Único de Empleados (SUEUM), Eduardo Tena Flores.

De acuerdo con el dirigente, no se debe propiciar la impunidad en una administración presuntamente corrupta y de la que como resultado, existen adeudos a los trabajadores manuales y administrativos que no reconoce la actual Rectoría encabezada por Yarabí Ávila González, a quien el dirigente reclama que no haya interpuesto demandas penales a casi un año de su arribo al cargo, en enero de este año.  

“Los malos manejos administrativos del rectorado de Raúl Cárdenas Navarro no deben quedar impunes y la Auditoría Superior de la Federación debe llegar al fondo y ejercer los procedimientos necesarios para que los funcionarios dejen de abusar de las arcas nicolaitas”, manifestó Eduardo Tena Flores.

En un comunicado, indicó que actualmente se adeudan prestaciones, por lo que la investigación de la Auditoría y rendición de cuentas deben continuar.

“Los funcionarios del cardenato (sic) otorgaron 200 plazas sin sustento económico, violaron un sin fin de leyes laborales y se robaron recursos sindicales, tanto de los profesores como de empleados”, expresó.

Además, apuntó, “decidieron continuar pagando salarios y prestaciones a un número considerable de trabajadores administrativos y académicos fallecidos, acto que no sólo constituye un robo descarado, sino una acción inmoral, ya que sus familiares, ni siquiera han recibido el pago de marcha al que tienen derecho por haber prestado sus servicios a la institución.”

El daño patrimonial observado por la ASF no queda ahí, agrega, ya que la UMSNH “no presentó a la SEP los recibos correspondientes a los gastos realizados con cargo a recursos federalizados por 3 mil 700 millones de pesos; de igual manera, tampoco presentó los informes mensuales establecidos como requisito de transferencia de recursos en el convenio de apoyo financiero recibido por la SEP y el Gobierno de Michoacán.”

A juicio de Tena Flores, “todo esto es un claro reflejo del desorden financiero y la nula transparencia durante el cardenato; sin embargo, el verdadero problema del asunto, es el robo descarado al erario público, a la vista de todos, pero sobre todo, llama la atención que hasta el momento no existan denuncias penales por parte de la actual administración contra este grupo de criminales de cuello blanco”.

Incluso, “la Auditoría Superior de Michoacán también debería fortalecer las investigaciones, ya que está pendiente el  recurso de 13 meses de ayudas sindicales de cada trabajador, las liquidaciones por jubilación, la entrega de materiales de trabajo y muchos otros conceptos que representan recursos públicos y fueron a parar a los bolsillos de los funcionarios cardenistas.”

Sobre las 200 plazas administrativas y académicas, “Tena Flores sostuvo que se sorprendió el pago a las esposas de los ex funcionarios, amantes, como el anterior abogado de la UMSNH, Luis Fernando Rodríguez Vera, quien descaradamente y de manera continua violentó leyes para cometer diversas irregularidades en contra de los trabajadores y deseando quedar como empleado permanente, siendo que la figura de abogado general no existe en la institución”.

Sobre las plazas aludidas y que quedaron al descubierto al inicio de la actual administración universitaria, Tena señala que representan “un impacto de 200 millones de pesos anuales, mismos que no se encuentran contemplados en el presupuesto universitario. También debemos observar qué la prepotente designación de estas plazas violenta severamente los contratos colectivos de trabajo del SUEUM y del Sindicato de Profesores (SPUM), los sindicatos que tienen la titularidad para proponer en las vacantes generadas en la Máxima Casa de Estudios.”

La Auditoría Superior de la Federación, “ya hizo observaciones contundentes y el escándalo es noticia nacional. Ahora corresponde a la actual rectoría denunciar los hechos ante las instancias pertinentes de la justicia para lavar esta deshonra que está manchando a nuestra querida institución. Bajo ninguna circunstancia se debe permitir que personajes como Raúl Cárdenas Navarro, Rodrigo Gómez Monje, Silvia Hernández Capi, Rodrigo Tavera y Luis Fernando Rodríguez Vera se burlen impunemente después de haber ocasionado un daño catastrófico a la Universidad, robando cantidades majaderas de los recursos emanados del pueblo mexicano”, indicó el dirigente.