Aprueban reformas para meter en regla a rastros municipales y mataderos

Prohíbe el funcionamiento de establecimientos que no cumplan con los requisitos mínimos sanitarios ya reglamentados.

Regulación en el sacrificio de animales, operando de manera irregular en el estado, según la CEDH.

Morelia, Mich.- Con 22 votos a favor, el Pleno del Congreso de Michoacán aprobó la reforma a la Ley de Salud del Estado, misma que propone el control y registro sobre los rastros municipales y unidades de sacrificio o mataderos, para prevenir riesgos sanitarios y erradicar el sacrificio clandestino de animales.

Las reformas realizadas a la Ley de Salud del Estado y la Ley de Derechos, el Bienestar y Protección de los Animales en Michoacán, también prohíbe el funcionamiento de establecimientos que no cumplan con los requisitos mínimos sanitarios establecidos en el Reglamento de Ingeniería Sanitaria y las normas oficiales.

El diputado del PRI, Jesús Hernández Peña, fue el responsable de presentar esta propuesta y que establece que las autoridades estatales y municipales deberán coordinarse, desde el ámbito de sus competencias, para tener control y registro sobre los rastros municipales y unidades de sacrificio o mataderos con la finalidad de prevenir riesgos sanitarios y erradicar el sacrificio clandestino de animales.

También instituye que la Secretaría de Salud deberá crear, integrar, controlar, administrar y actualizar un registro estatal de rastros municipales y unidades de sacrifico o mataderos, el cuál será de carácter público y deberá encontrarse actualizado, para consulta de la ciudadanía en los medios electrónicos oficiales de la Secretaría y autoridades municipales respectivas, así como en el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria y/o la plataforma destinada para dicho fin.

De acuerdo con el Informe Especial sobre Rastros y Casas de Matanza en Michoacán, de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), solamente el 44 por ciento de los municipios respondieron y el resto no dio respuesta a los requerimientos que hizo la Comisión, es decir, solo 50 ayuntamientos contestaron la solicitud de la instancia, y el 56 por ciento hizo caso omiso por alguna u otra circunstancia.

Dentro del mismo se analizó la matanza clandestina o traspatio, donde encontraron que el personal solo ha generado conocimiento a través de la experiencia. La información proporcionada por los municipios, manifiestan que 8 de estos, tienen entre su nómina a por lo menos un médico veterinario zootecnista encargado de la supervisión del sacrificio animal.

También se reveló que la Dirección General de Inspección Fitozoosanitaria, mantiene como información pública que Michoacán cuenta con 44 rastros, de los cuales, 2 son considerados Casas de Matanza y el resto como rastros municipales.

En tanto el directorio de la Dirección General de Inocuidad Agroalimentaria, Acuícola y Pesquera del Servicio Nacional de sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA), sólo tiene registrados 4 Rastros Tipo Inspección Federal (TIF)47 en el Estado.

Otro fenómeno que se identificó fue que no existe un proceso de vigilancia en el Estado o en el municipio que regule la actividad privada de la matanza clandestina o de traspatio, que tenga la finalidad de visibilizar esta actividad para regular o erradicarla.

Otra actividad frecuente que se encontró, es la información proporcionada por los ayuntamientos sobre la forma de desechar los residuos que genera el sacrificio de los animales destinados al consumo humano, en donde se identificó que el desecho de orina y sangre al drenaje sin tratamiento previo ocurre en Charo, Jiquilpan, Maravatío, Morelos y Tlalpujahua. Mientras que la práctica de que los residuos son remitidos al basurero municipal, se encuentran en Jacona, Peribán, Sahuayo, Tancítaro y Yurécuaro.