En impunidad total, los casos de 70 indígenas desaparecidos y asesinados

La familia Guzmán Cruz pedirá la intervención de la CIDH sobre cinco de sus integrantes, desaparecidos en 1974.

Familia Guzmán Cruz, reclamos por sus desaparecidos. | Agencia Comunicación Gráfica

Morelia, Mich.- En los últimos 50 años se han registrado 70 casos de indígenas desaparecidos y asesinados en el estado, sin que hasta la fecha exista un solo responsable, denunció el vocero de esta organización, Pavel Ulianov Guzmán Macario, al anunciar una movilización en Michoacán y el país por la familia Guzmán Cruz, con la finalidad de exigir la intervención de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que les permita saber el paradero de los cinco integrantes desaparecidos en 1974 por la entonces Dirección Federal de Seguridad (DFS).

Durante la rueda de prensa, el líder indígena manifestó que han documentado diferentes casos de personas desaparecidas y asesinatos contra comuneros, atribuidos a la labor de defensa que hacían de sus bosques y tierras.

“En lo que se refiere a las desapariciones forzadas o la llamada guerra sucia, hay casos documentados compañeros de diferentes organizaciones, alrededor de 20 casos; en el caso de Michoacán y en lo referente a los pueblos indígenas, tenemos del (año) 74 al día de hoy un registro de 70. Pero ahí vienen compañeros desparecidos o asesinados por defender el territorio y los derechos colectivos de los bosques”, comentó.

Agregó que la desaparición de la familia Guzmán es el primer referente, por lo menos registrado, de desapariciones forzadas en Michoacán, mismas que hasta la fecha siguen en total impunidad.

“Ninguno resuelto, impunidad total, de Tarejero son cinco compañeros; seis de Ostula desaparecidos, 36 asesinados, Cherán, Santa Fe de la Laguna, y los últimos casos La Cantera. En general es por la defensa de las comunidades o los derechos de los pueblos indígenas territorio, zonas arqueológicas, bosques y territorio comunal”, mencionó.

Indicó que la mayoría son desapariciones forzadas, es decir en complicidad o con la anuencia del Estado, por agentes del Estado con participación directa o indirecta.

En el encuentro con medios de comunicación estuvo presente la familia Guzmán Cruz, cuyos integrantes recordaron que son ya 50 años del secuestro y la tortura de sus cinco familiares originarios de la comunidad indígena de Tarejero: José de Jesús Guzmán Jiménez, y sus hijos: Amafer, Armando, Solón Adenauer y Venustiano Guzmán, sin que hasta el momento hayan dado con su paradero, por lo que informaron que acudirán a la Washington, en Estados Unidos, para exigir en las instalaciones de la CIDH que se dé seguimiento a este caso.