Están llegando a vivir a Morelia muchos extranjeros, celebra secretaria de Turismo municipal

El fenómeno no implicaría un despoblamiento de quienes ya viven en su Centro Histórico, de acuerdo con la funcionaria.

Concentración de atención en el primer cuadro de la ciudad. | Fotografía: Agencia Comunicación Gráfica

Morelia, Mich.- Están llegando a vivir a Morelia muchos extranjeros, celebró la secretaria de Turismo municipal, Thelma Aquique Arrieta, cuando fue cuestionada sobre la preocupación, expresada por el Consejo Internacional de Sitios y Monumentos (Icomos, por sus siglas en inglés), ante los efectos de la “turistificación” irracional de las Ciudades Patrimonio Mundial, como lo es la capital de Michoacán desde 1991.

Cabe aclarar que este término se refiere, según la Real Académica Española (RAE), al impacto negativo que tiene para los residentes de un barrio o ciudad el hecho de que los servicios, instalaciones y comercios estén orientados y concebidos más para el turista que para los pobladores originarios.

Generalmente este fenómeno va de la mano de la gentrificación, que, por su parte, remite a la renovación de zonas urbanas, generalmente populares o deterioradas, de forma que quienes antes vivían allí terminan migrando, dando paso así a que las ocupen personas con mayor poder adquisitivo.

La primera respuesta de Thelma Aquique ante estas preocupaciones fue en el sentido de que se estaría trabajando, junto con el Instituto Municipal de Planeación (Implan), una estrategia transversal de zonificación del Centro Histórico “desestacionalizar” las visitas de los turistas, es decir, que leguen todo el año y que no saturen los sitios históricos en fechas específicas.

No obstante la preocupación de Icomos, la funcionaria dedicó más tiempo a congratularse por el hecho de que cada vez residen más ciudadanos estadunidenses en Morelia, quienes vienen no sólo a disfrutar de la ciudad, sino a establecer empresas que aumentarían su atractivo económico y turístico internacional.

“Hemos notado una cosa, que nos encanta, y que son bienvenidos: están viniendo a vivir a Morelia muchos extranjeros. Ya se acercaron aquí a la Secretaría de Turismo un grupo de extranjeros que están habitando el Centro Histórico, particularmente aquí tenemos ya un pequeño hostal, alrededor también de la plaza de La Soterraña están comprando casas. Tienen interés, nos dicen: ‘Bueno, ¿cómo podemos conocer más sobre propiedades en Morelia?’…”, relató.

Según dijo, estaría ocurriendo en esta ciudad algo similar a lo que ocurrió en San Miguel de Allende o Oaxaca, ambas Ciudades Patrimonio Mundial por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), y ambas también señaladas por la gentrificación que ha desembocado utilizar esta marca como atractivo turístico.

Mientras que en Oaxaca se instalan cada vez más galerías de arte, como ejemplificó la funcionaria, los precios de las tlayudas han alcanzado precios de hasta más de 120 pesos en los mercados públicos, cuando antes estaban al alcance de cualquier bolsillo entre la población oriunda.

A pregunta expresa, Aquique Arrieta argumentó que el fenómeno de extranjeros que llegan a Morelia no va a implicar un despoblamiento de quienes ya viven en su Centro Histórico, debido a que el plan integral mencionado contemplaría el aprovechamiento de las 169 (o más) casas abandonadas que hay en esta zona, según el último dato al respecto.

Es de recordar que el Programa Parcial de Desarrollo Urbano para esta zona, estimaba hace 23 años que la población que habitaba en el Centro Histórico era de 54 mil 819 personas, y proyectaba que para 2020 fueran apenas 23 mil 280; el hecho es que hoy hay 18 mil 500, según información de la Gerencia del Centro Histórico.

“Uno pensaría que cuando Unesco declara un sitio patrimonio mundial todo va a ser fiestas y platillo. No, los primeros que son afectados son la población local, se encarece la ciudad, se impulsa el turismo de manera desmedida, y las autoridades no son capaces de hacer una gestión integral o transversal, en muchos casos, para evitar que los habitantes tradicionales salgan expulsados de manera consciente o inconsciente”, fue lo que dijo ayer Carlos Alberto Hiriart Pardo, miembro de Icomos, en el marco del Día Mundial de Monumentos.

Si bien el orador precisó que Morelia aún está lejos de los escenarios más críticos a nivel global, “debe poner sus barbas a remojar”, ya que “los excesos del turismo” son un “peligro real” para la conservación de los sitios y monumentos, así como para la vida urbana, por lo que instó a las autoridades municipales a comprometerse, desde ya, con rutas que eviten que suceda en esta ciudad lo que ya es una realidad en muchas otras en el mundo.