Entre la herencia a la sucesión

Claudia Sheinbaum Pardo y Andrés Manuel López Obrador durante su primer reunión luego de las elecciones del 2 de junio. | Fotografía: @lopezobrador_

El pasado 2 de junio se llevaron los comicios electorales, en el que se eligieron diversos cargos de elección popular. Diversos matices lo enmararon, como el arrasador número de cargos ganados por Morena. La pérdida de registro nacional de un partido de izquierda coyas raíces históricas son de real importancia como lo es el Partido de la Revolución Democrática. El gran numero de simpatizantes representados en votos del partido Movimiento ciudadano.

En fin, diversos matices estuvieron presentes en los pasados comicios. Pero sin duda, uno de los más importantes fue sin duda el triunfo de la candidata de Morena, Claudia Sheinbaum Pardo. Se trata nada mas ni nada menos que de la candidata a la presidencia de la república. Cuyo triunfo fue avasallador, lapidario, prácticamente absoluto. Mientras su mas cercana competidora Xóchitl Gálvez obtuvo 15,620,726 de votos equivalentes al 27%, Sheinbaum obtuvo 33,226,602 de votos, lo que representa el 59%.

Seguramente uno de los triunfos mas disparejos en las ultimas décadas. Inclusive, basta decir que obtuvo más votos que el mismísimo Andrés Manuel López Obrador (AMLO), en los pasados comicios, cuando este contendió para asumir la presidencia de la república.

Ganar con una diferencia de aproximadamente la mitad tanto en términos absolutos y por consiguiente porcentuales, no es nada fácil. Esto, evidentemente tiene su antecedente más próximo y se llama efecto AMLO, ya que, quizá, si Sheinbaum hubiese contendido por alguno partido diferente a Morena, difícilmente estaríamos hablando de su triunfo.

El adoctrinamiento que diariamente expone AMLO cada vez que tiene oportunidad, ha generado en sentimiento simpatía entre la población. Al margen, de si es o no genuino. Expresiones como “primero los pobres”, “abrazos no balazos”, “lucha contra la corrupción”, entre otras, crean un sentimiento de amplia simpatía hacia el hoy presidente, máximo representante del partido Morena, el cual abandera la actual candidata ganadora Claudia Sheinbaum.

El capital político generado por AMLO es de tal envergadura que fue capaz de llevar a la primera mujer en la historia del país a ocupar la silla presidencial. Inclusive, no solamente a ella (Claudia), sino también ha generado, lo que ellos mismos (miembros de Morena) llaman un movimiento de carácter nacional. Esto condujo a que un sin numero de diputaciones, senadurías, presidencias municipales, gobernaturas hayan triunfado los candidatos abanderados de Morena.

Y es que la simpatía de la población hacia AMLO, no se construyó de la noche a la mañana, tuvieron que pasar dieciocho años de su lucha para llegar a ocupar la silla presidencia. Una vez llegado, comenzó a operar todavía con mayor rigor la maquina generadora de capital político. Cuyo efecto salta a la vista.

Sheinbaum Pardo, hereda un amplio capital político, pero también una amplia responsabilidad, no solo de conducir a buen puerto el crecimiento y desarrollo del país -de por sí, bastante complejo- sino también de mantener y de ser posible de acrecentar dicho capital político, como si se tratara de una herencia de carácter monetario.

Así pues, llega Sheinbaum con amplias expectativas de la población, acerca de cuando menos la continuación de la política social del actual presidente. Como ellos mismo lo han denominado (miembros de Morena), “construir el segundo piso de la cuarta transformación”. Ahora los comicios han quedado para la anécdota y la historia, queda solamente a la candidata ganadora y a su equipo de trabajo continuar con el buen trabajo hecho en la gestión de todavía actual presidente y corregir aquello que va en detrimento del desarrollo del país, que no es poco.

Queda esperar y no caer en la especulación acerca del actuar de la candidata ganadora en torno a lo más relevante, después de los comicios y todo el proceso electoral, que son las políticas públicas, los programas, los proyectos, las acciones que emprenderá para hacer de México un lugar mejor para vivir.