Retoman negociación policías estatales y gobierno de Michoacán, tras destitución de titular de SSP

Aumentos en las percepciones salariales, el principal punto sobre la mesa; prohíben acceso a los medios de comunicación.

A la espera de concretar acuerdos, permanece el plantón sobre el Libramiento. | Fotografía: Omar Ángel Chávez

Morelia, Mich.- Apenas tres horas después de la destitución de José Alfredo Ortega Reyes, policías de la Guardia Civil del movimiento “No somos 40” retomaron el diálogo con la Secretaría de Seguridad Pública de Michoacán (SSP), a través de su nuevo titular, Juan Carlos Oseguera Cortés.

La negociación se lleva a cabo al interior de la dependencia; afuera continúa el bloqueo reinstalado en el periférico de Morelia hace siete días, a pesar de que los uniformados habían anunciado que, como gesto de buena voluntad ante la reciente decisión del gobernador de Michoacán, Alfredo Ramírez Bedolla, abrirían la circulación antes de iniciada la mesa.

Las dos exigencias propritarias de los uniformados son, según lo declarado en días previos, aumento a sus percepciones salariales, tanto a su sueldo base como a las prestaciones y bonos que reciben, entre ellos, el “Banbajío”, otorgado a los mandos operativos por los riesgos que corren en campo.

Cabe mencionar que no se permitió la entrada de los medios de información.

Es de recordar que el bono “Banbajío” fue el motivo que detonó las movilizaciones el pasado martes 11 de junio, cuando oficiales afectados por descuentos aplicados injustuficadamemte a este recurso tomaron el periférico a las afueras de la SSP, así como, al menos temporalmente, la propia dependencia.

El día siguiente en la tarde fue levantado el bloqueo, luego de que la SSP, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad Pública (SESESP) y la Subsecretaría de Gobirrno, en ese momento representada por el propio Oseguera Cortés, se comprometieran a pagar todos los adeudos, cosa que no ocurrió y derivó en la reinstalación del plantón el viernes 14.

Fue entonces cuando añadieron la destitución de Ortega Reyes a su pliego petitorio prioritario, demanda que el gobernador descartó con el argumento de que no es extensiva de toda la corporación policíaca, sino de sólo 40 elementos que, según sostenía, eran los únicos inconformes.

En respuesta, y a pesar de las presuntas represalias que habrían recibiendo por sus superiores, policías de distinas regiones del estado se sumaron a las demandas con un paro total de brazos caídos, cuya intención era mostrar al gobernador el tamaño del movimiento que tomó como identidad la consigna “No somos 40”.

En el transcurso de los días, el conflicto escaló en su impacto, pues fueron suspendidas las exportaciones de aguacate a Estados Unidos, toda vez que durante una manifestación en Aranza (Paracho) fueron retenidos y agredidos inspectores del país del norte, aunque fuerom retomadas este viernes, tras el anuncio de la destitución de Ortega Reyes.

Por su parte, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) emitió el día de hoy un comunicado en el que exigía una resolución inmediata, pues acusaba pérdidas de hasta 40 por ciento en empresas embotelladoras, de energía y tiendas departamentales.