Colombia y las disidencias de las FARC comienzan negociaciones en Venezuela

Walter Mendoza, jefe de delegación de Segunda Marquetalia; Iván Márquez, comandante del grupo armado Segunda Marquetalia; e Yvan Gil Pinto asisten a una conferencia de prensa después del inicio de las conversaciones de paz en Caracas, Venezuela, el 24 de junio de 2024. REUTERS/Leonardo Fernandez Viloria

Caracas, Venezuela.- El gobierno de Colombia y la Segunda Marquetalia, una de las disidencias de la guerrilla de las FARC, abrieron este lunes en Caracas su primera ronda de negociaciones de paz, una apuesta del presidente izquierdista Gustavo Petro.

Siete delegados del gobierno y otros siete de la organización insurgente al mando del ex número dos de la extinta guerrilla, alias Iván Márquez, participan en este primer proceso, que se extiende hasta el sábado.

“Hoy queremos manifestar que la Segunda Marquetalia Ejército Bolivariano, bajo mi mando y su dirección colectiva, tiene toda la disposición de contribuir al logro común de la paz para Colombia”, expresó Márquez, presente en el acto.

La Segunda Marquetalia ya ha tenido la experiencia de que un acuerdo de paz no se implementó correctamente, dijo el jefe de su equipo negociador, Walter Mendoza, en referencia al acuerdo con las FARC de 2016.

“Superar esa situación está en manos del Estado y toda su institucionalidad y en particular del actual Gobierno”, aseguró Mendoza.

Las partes expresaron que en esta primera fase se definirán protocolos de negociación y se anunciarán las primeras decisiones.

Márquez —cuyo nombre real es Luciano Marín— insistió en Caracas que su vuelta a la insurgencia armada respondió “al incumplimiento y a la traición del Estado al Acuerdo de paz de La Habana”.

De acuerdo con el gobierno existen importantes diferencias con el grupo armado conformado por 1.751 personas entre combatientes y colaboradores.

El gobierno anunció antes de la instalación de la mesa que no habrá un cese bilateral de fuegos debido a que la Segunda Marquetalia, desde su aparición en el 2019, se comprometió a no atacar a las Fuerzas Armadas ni a secuestrar civiles.

Cuba, Noruega y Venezuela ejercerán como garantes, mientras que un delegado del representante especial del secretario general de las Naciones Unidas y de la Conferencia Episcopal de Colombia serán acompañantes permanentes.

El Gobierno está manteniendo conversaciones por separado con los rebeldes del Ejército de Liberación Nacional y el grupo armado Estado Mayor Central, una antigua facción de las FARC que nunca firmó el acuerdo de 2016 y la mayoría de cuyas unidades han rechazado el diálogo.

Analistas consideran que la Segunda Marquetalia es una guerrilla débil en comparación con el EMC a cargo de alias Iván Mordisco, un cabecilla que no firmó la paz en 2016, y con el Ejército de Liberación Nacional.

Walter Mendoza, jefe de la delegación insurgente, adelantó que la Segunda Marquetalia aspira a “la posibilidad de continuar haciendo política sin armas”.

Con información de AFP y Reuters