Hallan muerto a desaparecido de Tila

Temen se complique el retorno de desplazados

Más de cuatro mil indígenas choles fueron desplazados por la violencia que azota a la localidad de Tila, ante la presencia del grupo armado denominado ‘Los Autónomos’.

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.- Un poblador de Tila que se encontraba en el albergue de Yajalón, José Rodrigo Martínez Parcero, trabajador del hospital de la localidad, fue encontrado muerto con signos de tortura en un basurero, lo que representa una provocación para los miles de desplazados, pues aseguran que empantanará más el proceso de retorno.

De acuerdo con información de Gabriela Coutiño, reportera de Proceso, en una publicación en redes sociales dirigida a Los Autónomos los pobladores les advierten:

“Bien sabemos cómo está la movida de ustedes, quienes son los dirigentes, quienes son los representantes y quienes los apoyan. Han estado causando mucho conflicto y ahora comentan que ustedes se creen los dueños de Tila, adueñarse de las casas no van a poder y sabemos que no es así, claramente no es así. Ahora nos toca a nosotros darles una probada de su propia medicina a la gente de José del Carmen y al comisariado autónomo de Río Grande”.

El grupo de Los Autónomos –al que los desplazados responsabilizan de la quema de 17 casas y 21 vehículos el 4 y 5 de junio, lo que provocó el desplazamiento de más de 4 mil habitantes– había señalado a Martínez Parcero como uno de los dirigentes del grupo antagónico de pobladores conocido como Karma que asesinó a los ejidatarios Carmen López Lugo, el 12 de enero, y a Domingo Lugo Ramírez, el 14 de marzo de este año.

Para la comisión negociadora de los desplazados, el asesinato de Martínez Parcero, “empantana todo nuevamente. Parece una provocación. Nos quedamos sin saber qué pasó ni qué va a pasar. Ahora ya no hay confianza para retornar. No se le puede decir a la gente que regrese si está pasando esto; está con temor, por lo que continúan los albergues. Esto echa abajo cualquier retorno masivo”.

Para los desplazados Martínez Parcero es “uno de los luchadores sociales que ha estado al frente de otros movimientos” en Tila. Su asesinato les preocupa porque “de por sí el retorno que se pensaba es complicado, aparte de que del lado de Los Autónomos no han sido capturado los líderes señalados de provocar la violencia. Hay mucha incertidumbre, estamos en riesgo todos”.

La comisión negociadora señaló que se iba avanzando con algunos acuerdos que se tuvieron en una reunión el miércoles en el palacio de gobierno con los tres niveles de gobierno; “tenemos que llegar a un acuerdo por muy difícil que sea la situación. No hay más porque no podemos seguir desplazados indefinidamente. Se llegó a un acuerdo interinstitucional”.

Uno de los primeros acuerdos entre los desplazados y el gobierno fue la instalación de la Base de Operaciones Mixtas (BOM) en Tila, que ya está funcionando y las fuerzas de seguridad se encuentran patrullando.

Otro de los puntos es la apertura permanente de mesas de trabajo para la atención de temas de justicia como la ejecución de órdenes de aprehensión y la reparación de daños por las casas quemadas, vehículos y negocios saqueados, en lo cual se está empezando a trabajar. “

El representante, que pidió el anonimato, comentó que alrededor de 500 personas ya habían regresado paulatinamente en los últimos días a Tila, “pero con la ejecución de este luchador social están volviendo al albergue”.

“No se había hablado con las autoridades de fechas para el retorno, sino que se haría de forma paulatina de acuerdo con las condiciones que se fueran presentando, porque en el pueblo no hay comida, no hay abarroteras. Reanudar la vida en Tila va a estar complicado. Los del ejido cortaron el agua potable, nadie está surtiendo las tiendas y no hay clases. Está paralizado todo. Nosotros calculamos que no somos 4 mil, sino unos 8 mil desplazados”, agregó.