Llegaron las lluvias, pero también los problemas de movilidad y salud, según morelianos

Transporte público lleno, baches y gripas, sus principales preocupaciones, señalan en sondeo de Cambio de Michoacán.

Cambios de clima, cambios de ópticas ciudadanas. | Agencia Comunicación Gráfica

Morelia, Mich.- Aunque celebran que se hayan ido las altas temperaturas de las últimas semanas, morelianos entrevistados por Cambio de Michoacán manifestaron preocupación porque, junto con la llegada de las lluvias, regresaron también los problemas de movilidad y salud.

Ahora le representa 50 minutos lo que antes implicaba media hora en el recorrido que hace de su casa, ubicada en la salida a Quiroga, al trabajo, señaló Claudia Alicia, 23 años, empleada en una agencia de viajes, quien dijo pugnar por más unidades para la creciente demanda por parte de los usuarios, y una mejor planeación de la obra pública, atenta a las implicaciones de la temporada.

“Últimamente tarda mucho en pasar, y el que pasa, pasa lleno, no sé por qué, pero así es. También están construyendo el puente, un centro comercial, pero deberían pensar cuándo lo hacen, ahorita por las lluvias se atasca todo. Y luego el olor en los camiones es insoportable”.

Los baches son también un motivo de consternación, no sólo para los propietarios de vehículos automotores, sino también para los ciclistas, como Leonel, de 34 años, quien dijo ya haber tenido una caída en estos días.

“Yo iba en la bici, en la noche, iba pasando unos charcos, y de repente, pues, era un bache bien hondo, y me caí. Lo bueno, que no iba pasando ningún coche, nada más me raspé, nada grave, pero sí da coraje que uno agarra la bici para ahorrar transporte y luego sale peor, porque ya te lastimaste y tienes que ir al doctor, ¿y eso quién te lo paga?”.

Sólo tres de los ocho entrevistados dijeron contar con algún tipo de seguridad social que les permita hacer frente a las enfermedades respiratorias, frecuentes en esta temporada, así como un trabajo formal en que les puedan dar permisos por incapacidad.

Los problemas se acentúan en el caso de las personas con discapacidad, como la mamá de Rosa Elva, pensionada de 63 años, quien, ante la falta de un centro de especialidades dentro de la marcha urbana, se ve obligada o a tomar taxis, que cobran muchísimo, o a intentar subirla a un autobús sin accesos inclusivos en las calles encharcadas.

“Ahorita fuimos hasta Atapaneo, porque allá están los especialistas, se me hace un recorrido muy largo. Mi mamá anda en silla de ruedas, pero sí te sube un escalón de treinta centímetros, pero aquí los de los camiones son altísimos. En la Ciudad de México todo el servicio tiene una rampa para las personas con discapacidad, pero aquí no. Y los taxis, se mandan, por un trayecto de aquí a 20 minutos te quieren cobrar hasta 180 pesos”.

Mariel es ama de casa y tiene 32 años, y fue la primera en enfermarse en con las primeras lluvias veraniegas del año, le siguió su mamá; en cada uno de los casos gastó alrededor de 100 pesos no contemplados en medicamentos genéricos, “y contando”.

La única razón por la cual no le preocupa tanto el tema de salud es porque su hermano es médico y no le cobra las consultas, que en otros servicios particulares cuesta arriba de 200 pesos, cuando no hay precios sugeridos de arriba de 50, a un lado de algunas farmacias.

Cabe señalar que, conforme a los datos proporcionados por Juan Fernando Sosa Tapia, secretario de Obras Públicas Municipales, al 40 por ciento de las calles en Morelia no les basta un trabajo de bacheo, sino que requieren un reencarpetamiento total, pues su vida útil está rebasada.