SINDICALISMO CRÍTICO NICOLAITA | El SPUM de nueva cuenta en espera del cambio

Esta semana, si no se aplaza nuevamente la audiencia, se definirá cómo se llevará a cabo la renovación de la dirigencia sindical.

SPUM, una y otra vez, intentos fallidos por remover a una dirigencia caduca.

El pasado 4 de junio se dio a conocer que el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral (CFCRL) presentó ante el Juzgado Tercero de Distrito del Estado su informe justificado derivado del juicio de amparo promovido por el Sindicato de Profesores de la Universidad Michoacana (SPUM), debido a la resolución de esa instancia laboral federal del 3 de abril del presente año, donde se argumentó que por la falta de toma de nota de las personas que se ostenta como Secretario/a General se instruía a la Coordinación General de Verificación la organización de las elecciones para la renovación de la Dirigencia Sindical del sindicato magisterial nicolaita.

Se espera que este lunes se realice la audiencia para que el Juez del Juzgado Tercero de Distrito determine lo procedente con respecto al amparo interpuesto por el SPUM y que a partir de la sentencia que emita se defina la situación de la renovación de la dirigencia, prosiguiendo con el desarrollo de la Convocatoria emitida por la Coordinación de Verificación del CFCRL, e involucrando al Comité Ejecutivo General 2018-2021 revocado, caduco e impuesto sólo para la gestión de los gastos de la logística de la elección, como fue el caso en la primera citación del proceso del 9 de mayo pasado, proceso cuya segunda citación quedó obstaculizada debido a que tanto Jorge Luis Ávila Rojas como José Luis González Ávalos se escondieron de los integrantes del Colegio Electoral para que no se les entregara la solicitud de este para realizar la segunda citación, como contempla el Artículo 19 de la Declaración de Principios y Estatuto del SPUM.

El 13 de mayo pasado, la presidenta del Colegio Electoral quiso entregar un documento para solicitar a Jorge Luis Ávila Rojas que se citara al Consejo General para emitir una nueva citación a la jornada de elecciones, oficio que la secretaria se negó a recibir, pues tenía indicaciones del aún secretario general del SPUM de no hacerlo. Posteriormente, tanto Jorge Luis Ávila Rojas como José Luis González Ávalos evitaron encontrarse con los miembros del Colegio Electoral, motivo por el cual fue necesario que el fedatario público No. 106, Rubén Pérez Gallardo Ojeda hiciera presencia y diera fe si no se recibían los oficios, al ver al Notario, la secretaria y José Luis González Ávalos recibieron los oficios que ilustran esta opinión.

Ni Jorge Luis Ávila, ni José Luis González convocaron a Consejo General, sino hasta el 22 de mayo, fecha en que estaba prevista la realización de la segunda citación para la renovación de la dirigencia. pero esa sesión la dedicaron exclusivamente a sacar adelante una votación amañada para prorrogar a favor de la autoridad el estallamiento a huelga por el emplazamiento sobe el incumplimiento de los pagos acordados en la revisión contractual 2023, los cuales, a la fecha no han sido cubiertos.

Paralelamente, los seccionales que tienen la consigna de mantener en la inmovilidad a los agremiados omitieron convocar a sus bases para determinar la prórroga o ir a la huelga, pues al igual que varios Consejeros no quieren llevarle la contraria a las autoridades para no caer de su gracia, aunque incumplan sus deberes estatutarios y violenten la normatividad.

Bajo las circunstancias descritas, esta semana, si no se aplaza nuevamente la audiencia, se definirá cómo se llevará a cabo la renovación de la dirigencia sindical del SPUM, teniendo los mismos obstáculos que de costumbre, esquiroles que convocan a no asistir si no se encuentran las condiciones a modo de sus intereses y que alegan legalidad que no practican o que no cuestionan cuando las autoridades laborales violentan la libertad y democracia sindical. A las bases les corresponde estar atentas a la determinación del juez y de haber la posibilidad de continuar con la convocatoria para la renovación de la dirigencia, participar y hacer quórum, sin escuchar a los personajes que sólo buscan beneficiarse y limpiarle el camino de obstáculos a las autoridades para que se continúe bajo la tónica del abuso de poder, de la ilegalidad y en la indefensión en la antesala de una Reforma a la Ley Orgánica.