‘No voy a ir a ningún lado’: Biden ante llamados a dejar su carrera hacia la reelección

| Joe Biden, presidente de los Estados Unidos.

Washington, D.C.- El presidente Joe Biden declaró “no me voy a ningún lado” mientras enfrentaba los llamados de muchos demócratas para que ponga fin a su intento de reelección.

Según Reuters, el inestable desempeño del demócrata de 81 años en un debate del 27 de junio con su rival republicano Donald Trump significa que cada una de sus apariciones ahora está siendo examinada de cerca.

Muchos votantes demócratas están preocupados por si podrá mantener un ritmo de trabajo agotador durante los próximos cuatro años y medio y algunos en su partido lo instaron a que se haga a un lado.

Durante las festividades anuales del Día de la Independencia de Estados Unidos en la Casa Blanca, leyendo de un teleprompter, Biden no cometió grandes errores al pronunciar breves comentarios, pero en un momento pareció salirse del guión para hacer referencia a un cementerio de guerra que Trump se negó a visitar mientras estuvo en el cargo.

“Por cierto, ya saben, estuve en ese cementerio de la Primera Guerra Mundial en Francia. El que uno de nuestros colegas, un expresidente, no quería ir…”, dijo, bajando la voz y apagándose.

“Probablemente no debería haberlo dicho, de todos modos”, agregó Biden, antes de continuar con sus comentarios.

Mientras Biden se mezclaba y se tomaba selfies con los invitados, alguien le gritó que “siguiera luchando”.

“Me atrapaste. No voy a ir a ningún lado”, dijo Biden, repitiendo su promesa de permanecer en la carrera a pesar de los crecientes llamados a hacerse a un lado.

Abigail Disney, nieta de Walt Disney, ha sido una importante donante demócrata, se convirtió en la última donante en pedir que Biden se retire de las elecciones presidenciales, y le dijo a CNBC que detendrá las donaciones al Partido Demócrata hasta que lo haga.

La vicepresidenta Kamala Harris es la principal candidata para ocupar su lugar en las elecciones del 5 de noviembre si Biden se retirara, aunque sus aliados creen que puede calmar las preocupaciones de los votantes y los donantes.