¿Qué es el clima espacial y por qué se debe monitorear?

Entre los fenómenos que estudia el clima espacial destacan las tormentas geomagnéticas que afectan las telecomunicaciones.

El clima espacial es el monitoreo de los fenómenos relacionados con el Sol, la estrella más cercana a la Tierra. | Fotografía: Adina Voicu | Pixavay

 Morelia, Mich.- Acontecimientos como los vividos el 10 de mayo, cuando América Central y parte del Norte experimentaron los efectos de una tormenta solar, han puesto de manifiesto la necesidad de contar con un monitoreo del clima espacial, según han informado expertos del del Instituto de Geofísica, Unidad Michoacán (IGUM) y el Laboratorio Nacional de Clima Espacial (LANCE), de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) Campus Morelia.

El clima espacial es el monitoreo de los fenómenos relacionados con el Sol, la estrella más cercana a la Tierra “y que tiene actividad como explosiones o tormentas, las cuales afectan directamente a la tecnología terrestre como las señales de navegación, las telecomunicaciones, la televisión y la iluminación”, señala el Doctor Américo González Esparza, jefe del Servicio de Clima Espacial México (Sciesmex), en un comunicado.  

“Las tormentas geomagnéticas se producen por corrientes que pueden propagarse a través de las líneas de transmisión y descargarse en las sub estaciones de altas potencias provocando fallas, inclusive térmicas, como ocurrió en la tormenta de 1989 en Quebec, Canadá. Entonces uno de los proyectos que desarrolla el Laboratorio Nacional de Clima Espacial es el monitoreo y estudio del sistema eléctrico nacional”, destacó.

El estudio del clima espacial, ayuda a comprender cómo estos fenómenos afectan a la vida en el planeta, “resaltando que más allá de las telecomunicaciones y la electricidad, al momento, este tipo de eventos no son considerados de riesgo directo para las personas, ni tampoco tiene influencia en los fenómenos naturales terrestres como sismos o huracanes”.

“Vivimos junto a una estrella y como otras estrellas tiene signos de actividad, tiene exploraciones y de repente bajan esta actividad y tienen aumento y son ciclos, en variaciones de once años, lo que se le conoce como ciclo solar” explicó González Esparza, quien aclaró que esto solo afecta a los sistemas tecnológicos.

La actividad solar más reciente, relacionada con el monitoreo de clima espacial, fueron los pasados días 28 y 29 de junio cuando quedó registrada una tormenta geomagnética, la cual afectó a todo el país, aunque en menor intensidad a la que registró el pasado 10 de mayo de este año, lo que causó auroras boreales en buena parte del territorio mexicano.

Es de señalar que el monitoreo de clima espacial, se realiza en el Campus Morelia de la Universidad Nacional Autónoma de México, donde se encuentra el LANCE y en el Observatorio de Centelleo Interplanetario de Coeneo (MEXART), ubicado cerca del municipio de Zamora, Michoacán.