La izquierda encabeza las elecciones en Francia; Macron mantiene al primer ministro por “estabilidad”

Emanuel Macron, presidente de Francia. (Foto: especial)

Morelia, Michoacán.- La izquierda en Francia encabeza las elecciones las elecciones legislativas, por encima de Agrupamiento Nacional (RN), el partido de extrema derecha, y de la alianza del presidente Emmanuel Macron; para mantener la estabilidad en el país, el presidente decide mantener a su primer ministro.

El NFP obtendría entre 172 y 215 de los 577 escaños de la Asamblea Nacional (cámara baja), seguido de la alianza oficialista entre 150 y 180 y el partido ultraderechista Agrupación Nacional (RN) y sus aliados con entre 115 y 155, según cuatro proyecciones diferentes.

Ninguna de las coaliciones obtendría la mayoría absoluta.

El presidente francés, Emmanuel Macron, pidió “prudencia” tras conocerse las primeras proyecciones que dan la victoria a la izquierda en las elecciones legislativas anticipadas y aseguró que su alianza de centroderecha “sigue bien viva”.

“La cuestión es quién gobernará a partir de ahora y logrará una mayoría”, agregó.

Algunos miembros de su alianza, entre ellos el exprimer ministro Edouard Philippe, prevén una amplia alianza entre partidos, pero afirman que no podría incluir a la extrema izquierda de Francia Insumisa.

Jean-Luc Mélenchon, líder del partido de izquierda dura Francia Insumisa (LFI), descartó una amplia coalición de partidos de distinto signo y dijo que Macron tiene el deber de pedir a la alianza de izquierda que gobierne.

Ante tales resultados, el primer ministro francés, Gabriel Attal, anunció que presentaría su dimisión al presidente Macron.

“Fiel a la tradición republicana, mañana por la mañana presentaré mi dimisión al presidente de la República”, declaró Attal el doingo tras conocerse los resultados electorales.

El jefe del gobierno indicó que continuará ejerciendo “mientras el deber lo requiera” y hasta que se instaure un nuevo gobierno.

Como respuesta, Macron rechazó el lunes la renuncia del primer ministro y le pidió que permaneciera de forma temporal como jefe de gobierno después de que los caóticos resultados electorales dejaran en el limbo la formación de un nuevo ejecutivo.

En lugar de apoyar a Macron como esperaba el mandatario, a quien quedan le tres años de mandato presidencial, millones de personas tomaron la votación como una oportunidad de expresar su indignación por la inflación, la delincuencia, la inmigración y otras fuentes de descontento, como su estilo de gobierno.

Los líderes del Nuevo Frente Popular presionaron de inmediato a Macron para que les diera la primera oportunidad de formar un gobierno y proponer un primer ministro.

La facción ha prometido anular muchas de las reformas estrella de Macron, iniciar un costoso programa de gasto público y tomar una posición más dura ante Israel por su guerra contra Hamás. Pero no estaba claro, ni siquiera entre la izquierda, quién podría liderar el gobierno sin enojar a aliados cruciales.

“Necesitamos alguien que ofrezca consenso”, dijo Olivier Faure, líder del Partido Socialista, que se unió a la coalición de izquierdas y el lunes aún estaba determinando cuántos escaños había conseguido.

Con información de Reuters, Europa Press y The Associated Press