Conmemoran a Amalia Solórzano a 113 años de su nacimiento

Con la colocación de una ofrenda floral y la lectura de una reseña biográfica que osciló entre las referencias estereotipadas a su haber sido esposa, madre, abuela de…

Durante el evento se colocó una ofrenda floral. | Fotografía: Omar Ángel Chávez

Morelia, Mich.- A 113 años de su nacimiento, el Ayuntamiento de Morelia conmemoró la vida de Amalia Alejandra Solórzano Bravo, a través de la colocación de una ofrenda floral y la lectura de una reseña biográfica que osciló entre las referencias estereotipadas a su haber sido esposa de, madre de y abuela de, y el esfuerzo por reconocer sus propios méritos, que le merecerían un lugar preponderante en la historia del siglo XX en México.

Los aspectos que fueron destacados en relación con su carácter hicieron referencia a su inteligencia, sí, lo mismo que a su discreción y sensibilidad, algunos de ellos en voz de su esposo, “el general”, a quien le debe que se le refiera no por su nombre de nacimiento, sino por aquel que contrajo con el matrimonio, Amalia Solórzano “de Cárdenas”.

“Inteligente, comprensiva y cariñosa, como la describe el general en sus apuntes de 1967, afín de las ideas políticas y sociales de él, su actitud siempre fue discreta y de gran sensibilidad, compartiendo con él sus responsabilidades. No podemos hablar de la vida política del México contemporáneo, ni de la participación de las mujeres, sin mencionar el nombre de Amalia Solórzano de Cárdenas, doña Amalia, como respetuosamente la llamamos todas y todos. Ejemplo de prudencia a lo largo de su vida, fue esposa, madre y abuela de gobernantes, siempre discreta y prudente, pero grande…”.

De acuerdo con la reseña biográfica leída por Janik Erandi Equihua Equihua, los dos momentos que retratan su participación pública durante la presidencia de Lázaro Cárdenas del Río, fue su liderazgo en el Comité Femenino Nacional, en el marco del decreto de expropiación petrolera en 1938, así como su gestión, en 1937, para refugiar en territorio mexicano a 460 niños en riesgo por la Guerra Civil Española.

“Como sabemos su participación pública como esposa del presidente Cárdenas se destaca con dos eventos del México posrevolucionario, que todos tenemos en mente y que definieron el nacionalismo que caracterizó el mandato del general, encabezando en 1938 el Comité Femenino Nacional propago de la indemnización petrolera (…) y, un año antes, en 1937, la acogida de los 460 niños y niñas españoles refugiados de la Guerra Civil”.

Amalia Solórzano influyó a su esposo, sentenció la oradora, lo mismo que a su hijo, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, fundador del Partido de la Revolución Democrática (PRD), y a sus nietos, entre los que se cuenta Lázaro Cárdenas Batel, exgobernador de Michoacán.

Por un lado, rechazaba el mote de “primera dama”, porque “el pueblo elige a su primer mandatario y no a su esposa”, mientras que, por otro, decía, de acuerdo con la reseña, que “primeras damas somos todas, porque somos compañeras, amigas y consejeras de nuestros maridos”.

Entretanto, Amalia Solórzano participó por iniciativa propia, y “de incógnito”, en las manifestaciones del movimiento estudiantil de 1968, y apoyó las causas de médicos, ferrocarrileros, electricistas y hasta la del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), sin dejar de lado su participación en “la lucha de las mujeres”.

Amalia Solórzano “no se conformó con ser observadora” de su realidad, sino que participó “activamente” en la construcción de la historia de México, contribuyó a la construcción de la democracia en México y, por ello, concluyó su síntesis biográfica, “su muerte marcó una época” en diciembre de 2008.

Es necesario reconocer la individualidad de las mujeres

“Es necesario reconocer la individualidad de las mujeres”, comentó la directora del Instituto de la Mujer Moreliana e Igualdad Sustantiva, Nuria Gabriela Hernández Abarca, presente en el evento, consultada al respecto de cómo las biografías de las mujeres oscilan entre las referencias a las figuras masculinas de su entorno y la búsqueda de destacar los méritos propios.

“Me parece que es importante reconocernos en la individualidad, reconocernos en lo que te cuesta como mujer, pues, llegar a donde estás, y no necesariamente un espacio político público, hacer lo que haces todos los días”.

En esta ocasión, recordó a manera de ejemplo, se le otorgará la presea “Amalia Solórzano 2024” a una boxeadora moreliana, María Soledad Vargas Huerta, quien se distingue no sólo por el campeonato mundial que consiguió en este deporte, tradicionalmente masculino, sino porque porta en sus calzoncillos deportivos los nombres de las mujeres víctimas de feminicidio, con la intención de mantener su memoria viva.

“Por eso me parece muy importante esta presea, sobre todo reconocer a las mujeres desde todos los espacios que haces, por las demás y por ti, empezando por ti, el autorreconocimiento, pero también cómo generamos, a veces sin darnos cuenta, ayuda y apoyo a las demás. Este año se va a entregar a una mujer deportista, que cuando le hablé para decirle que había ganado, ella me decía ‘es que yo no puedo creer que yo sea merecedora de eso, ¿yo por qué?, ¿quién va a votar por mí?, ¿quién votó?’, ella estaba muy sorprendida que las demás personas la reconocieran, y me parece que las mujeres tenemos que transitar por eso”.

Al evento, llevado a cabo en uno de los extremos de la avenida que lleva por nombre el de la homenajeada, no asistió el alcalde de Morelia, Alfonso Jesús Martínez Alcázar, sino que estuvo presidida, en su representación, por María Guadalupe Herrera Calderón, secretaria de Fomento Económico (Sefeco).