Comunidades de Aquila, Apatzingán y Coahuayana, bajo el control de grupos armados: CEDH

Grupos armados, medios de comunicación y sociedad civil, "siembran terror" al reproducir sucesos en redes sociales, dice titular

La CEDH hace un llamdo enérgico a actos politícos y agentes del Estado a respetar la labor de comunicadores. | Fotografía: Prensa CEDH

Morelia, Mich. – Algunas comunidades de Aquila, Apatzingán y Coalcomán se encuentran bajo el control de grupos armados, reconoció el presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), Marco Antonio Tinoco Álvarez, al señalar que existe poblados muy específicos cuya institucionalidad está vulnerada.

También consideró que los medios de comunicación, las agrupaciones y sociedad civil deben dejar de sembrar terror en la población, ya que es evidente que estos grupos buscan blancos específicos para debilitar a las instituciones.

Al aceptar los hechos en Apatzingán y Buenavista, Tomatlán, donde admitió existen situaciones de violencia, dijo que “se hacen grandes esfuerzos por reconstruir el tejido social”.

“Hay espacios y regiones, poblados muy específicos, donde efectivamente hay una tienda de conveniencia enfrente que tiene estos enseres a mitad de precio, y el particular de enfrente los tiene que dar al doble reconocemos eso, hay espacios muy específicos, lo sabemos todos, qué municipios y tenencias tienen esto”, expuso.

En estas zonas, enfatizó que hay una institucionalidad débil, y aunque si hay instituciones, estas requieren actuar con mayor firmeza y profundidad, “las autoridades municipales requieren de mayor apoyo del estado y federación, en las zonas de Tierra Caliente, algunas tenencias de Apatzingán, hacía más el suroeste, Aquila y Coahuayana, tenemos espacios donde no se ha recuperado (la gobernabilidad) al 100 por ciento”, comentó.

Se han levantado algunas quejas por el tema de la violencia e inseguridad, Uruapan con dos y Apatzingán con una. “Hemos levantado algunas quejas por seguridad, efectivamente por estos temas, la falta de atención, seguridad pública, la verdad es que teníamos pocos elementos y llegaron más apoyar, esperamos que tengamos los resultados más pronto”, precisó.

En este tenor, sostuvo que medios de comunicación, las instituciones y sociedad civil, “deben dejar de sembrar terror en la población”, esto en relación con la difusión y denuncias que se recogen de estos hechos, en donde admitió sí falta más profundidad en algunas acciones, falta presencia, y no solo presencia sino acción de algunos mandos medios e inferiores.

Indicó que la inseguridad es una violación al resto de los derechos, y sostuvo que se está recuperando el tejido social y de la seguridad en algunas regiones, aunque admitió que falta recuperarla en otras zonas, los grupos civiles armados están a través de objetivos muy específicos de sembrar terror en la población civil.

“Los grupos civiles armados hacen su trabajo para quitar credibilidad a las instituciones”, comentó al justificar que muchos de estos eventos corresponden más al terror que se genera en redes sociales.

Se deslindó de emitir recomendaciones sobre el cobro de piso que se hace a productores limoneros en la región de Tierra Caliente, al sostener que esto es competencia federal, porque se trata de ataque a la carestía y a los precios de la canasta básica, por lo que “le corresponde a la PROFECO revisar y dar vista a las autoridades.”